Seldon Matrix

Blog de opinión sobre política, religión, fútbol, y otras cosas

agosto 28, 2008 México, opinión, política

Mal hecho

Quiero empezar a decir que la legalización del aborto financiado por contribuyentes es culpa del gobierno de Calderón. Es hora de que empecemos a reclamarle a los culpables de INCOMPETENCIA su complicidad en los crimenes.

Sí, fue Ebrard el que legisló la moral, pero fue Calderón quien Preside sobre el Gobierno Federal que demandó al gobierno de Ebrard por el caso de la ley del aborto. El argumento de Calderón es que la ALDF no tiene atribuciones para legislar sobre asuntos de saludo. ¿Adivinen qué? La Asamblea Legislativa sí tiene facultad de legislar. La Corte, en consecuencia, no le quedó de otra más que darle la razón a Ebrard. Aquí no ganó nadie, mucho menos como dice Ebrard «la razón sobre los prejuicios». Aquí lo que pasó fue que Calderón y su gente perdieron por que hicieron mal su trabajo.

Que no vayan a salir los católicos y los anti-aborto a hablar de «fraude» o a usar la retórica de López Obrador. Que no vayan a salir con sus referendums ni payasadas por el estilo. Los que pierden, que acepten su derrota (si se lo pedí a AMLO con la elección del 2006, se lo pido a Calderón con este tema del aborto). Que aprendan y hagan mejor su trabajo para la otra.

La lucha jurídica en contra del aborto estuvo mal hecha, y por eso perdieron. Aquí la razón no tuvo nada que ver.

La Corte también hizo mal su trabajo

Es cierto que Calderón y su gente hicieron mal su trabajo. Pero también hay que resaltar que esta Corte Suprema de la Nación tiene ya un largo historial de salirse por la tangente, tomar la decisión más simplista sin meterse en problemas, y dejar todo tal y como estaba. Aunque la demanda fue por si la ALDF tenía derecho de legislar sobre casos de salud o no, creo que la Corte pudo haber ido un poco más allá y hablar sobre el tema verdadero, que es si el gobierno tiene o no derecho a legislar la moral.

Por que el caso del aborto no es un tema de seguridad pública, ni de «asesinatos», ni tampoco de libertad o prejuicios. Es un tema de opiniones. Unos cuantos tienen la opinión (sin pruebas) de que el aborto es un derecho civil, y otros cuantos tienen la opinión (igual, sin pruebas) de que el aborto es un asesinato. No hay consenso. Sin consenso, ¿como puede pronunciarse tan definitivamente el gobierno con respecto a un tema? ¿Es esto democratico? No lo es. El legalizar un asunto de opinión moral cuando la sociedad no tiene consenso es un acto represivo. El aborto debe ser legal, pero no por que es bueno abortar, o por que sea un derecho civil, sino por que el gobierno no tiene el derecho de emitir opiniones por nosotros. De igual forma, el gobierno no tiene derecho a obligar a los contribuyentes a pagar por algo que ellos consideran inmoral, por lo que el gobierno tampoco tiene derecho a dar el «servicio» de aborto en hospitales públicos. Este es el verdadero meollo del asunto, y si el Gobierno Federal hubiera argumentado esto, muy seguramente la disposición de la Corte hubiera sido distinta.

Implicaciones

Ahora que la Corte ha dado luz verde a la legislación sobre la moral, he aquí algunas de las leyes que podemos esperar en los próximos años:

  • El gobierno proclama inmoral que la gente gane más de 30 mil pesos al mes. Todas las personas con ingresos superiores a esto, deberán entregar el diferencial al gobierno por concepto de «impuesto contra la pobreza» (de los políticos).
  • El gobierno proclama inmoral que se enseñe la teoría de la evolución. De ahora en adelante, las escuelas públicas y privadas deberán enseñar el Genesis como si fuera ciencia.
  • El gobierno proclama inmoral que se ejerza la libertad de expresión para criticar a líderes políticos. Todos los que critiquen a AMLO, a Calderón, y a Salinas de Gortari irán a la cárcel.
  • El gobierno proclama inmoral que se digan maldiciones en público. Multas de $5 mil pesos.
  • El gobierno proclama inmoral que la gente tenga una religión distinta a la Católica. Los judíos, musulmanes, cristianos, evangelicos, mormones y ateos deberán bautizarse e ir a misa so pena de cárcel.
  • El gobierno proclama inmoral contaminar. Todas las fábricas deberán cerrar y correr a sus empleados.
  • El gobierno proclama inmoral que las mujeres se vistan «provocativamente», definido como faldas arriba del tobillo o blusas sin mangas que lleguen a las muñecas o sin cuello de tortuga, o pantalón o short. Las mujeres así vestidas serán encarceladas por policías varones, por que eso es lo que están buscando.
  • El gobierno proclama inmoral algunos contenidos de TV, por lo que se erige como censor oficial.
  • El gobierno proclama inmoral todo lo que el gobierno quiera que sea inmoral. Desobedecer al gobierno le costará la vida al ciudadano…

Todos los escenarios que acabo de describir son tan ridiculos como la ley del aborto en el DF, en mi opinión. Por eso hizo mal la Suprema Corte de México en validarla. El tema aquí no es el aborto, sino un gobierno que se mete en donde no le importa: en nuestra vida privaa y en nuestra facultad de tomar decisiones morales.

No es facultad del gobierno decidir qué es moral o inmoral. Esa decisión la debemos tomar nosotros. Nosotros debemos decidir si queremos o no un aborto, o si queremos o no pagarlo. Sí, legalicen el aborto, pero no lo practiquen en instituciones públicas. Solo así se garantiza la libertad de todos.

Y al final, la democracia no busca un «triunfo de la razón sobre los prejuicios». La democracia busca el triunfo de los ciudadanos sobre los políticos, es decir, la libertad. ¿Dónde quedó esa, Sr. Ebrard?

4 to “Mal hecho”

  1. Pereque says...

    Tan bueno que había sido el anterior…

    Del primer punto (y también del artículo anterior), según tú, como los Testigos de Jehová creen que las transfusiones sanguíneas están prohibidas por la Biblia, entonces el sistema de salud público debe abstenerse de realizar transfusiones sanguíneas, toda vez que los Testigos no tienen por qué pagar con sus impuestos (porque los Testigos pagan impuestos, ¿no?) una práctica que ellos consideran inmoral. De la misma manera, como los vegetarianos creen que matar animales para comer está mal, el gobierno debe deshacerse de toda su infraestructura orientada al consumo de carne (apoyo a ganaderos, rastros, inspecciones, certificaciones, NOMs…) porque los vegetarianos no tienen que pagar con sus impuestos (porque los vegetarianos pagan impuestos, ¿no?) el «asesinato» de vacas y cerdos. ¿Por qué el aborto durante el primer trimestre es diferente?

    Tu plan para privatizar el aborto no parece consistente porque una clínica abortiva debería cumplir con ciertos estándares que deben ser dictados y asegurados por una comisión técnica a nivel local, regional o nacional, esto es, una comisión del gobierno. Todo eso cuesta, así que los ciudadanos que se opongan al aborto siguen pagando para permitir su operación.

    De lo segundo, eso del consenso es una utopía porque siempre va a haber alguien en desacuerdo en algo, excepto en cosas triviales como que el agua moja, los perros ladran, las nubes flotan y la comida se come.

    Yo no veo por ningún lado cómo es que lo sucedido implica tus implicaciones (perdón por la redundancia). No veo cómo la decisión de la ALDF dicta que el aborto del primer trimestre es moral. Esto es un recurso voluntario y libre: quien cree que es un recurso moral puede usarlo, quien cree que es inmoral tiene derecho a no usarlo y nadie lo obliga a usarlo.

    ¿O estás por la absoluta desaparición del gobierno y que vivamos todos en Arcadias anarco-capitalistas?

  2. Hari Seldon says...

    Pereque, en el articulo anterior dejé claro que la prohibición de legislar la moral se condiciona a una ausencia de consenso en la sociedad. Creo que es un consenso social que la ciencia es la base de la medicina, y que la ciencia ha probado que la transfusión sanguinea es efectiva para remediar ciertos males, por lo que debe ser aprobada para su uso.

    En el caso del aborto, sin embargo, no existe tal consenso, ni científico ni ético. Sin consenso social, el gobierno no tiene derecho a restringir las libertades de nadie. Es por eso que lo mejor es legalizar el aborto, y privatizarlo. Cuando la ciencia se defina para un lado u otro, entonces el gobierno, con autorización democrática de los ciudadanos, podría legislar con más profundidad.

    ¿Por qué el aborto es diferente? Por que aquí no estamos hablando de solo opiniones sin fundamento, o de extremos en grupos sociales, sino de una división profunda y amplia en la sociedad misma. Una decisión gubernamental no excluye solo a unos cuantos, sino a una porción importante de la sociedad, de al menos el 50%. Cualquier decisión con respecto al tema del aborto dividiría a la sociedad de esta forma. El gobierno debe representar a toda la mayoría de la sociedad, y no solo a unos cuantos. Es por eso que es necesario limitar el acceso del aborto en hospitales publicos.

    Más aún, si este fuera el caso de un Estado en donde una mayoría calificada de la población aprobara el aborto en hospitales públicos, entonces mi postura sería distinta. Sin embargo, este es el Distrito Federal, que obtiene recursos de todos los Estados de la Federación. Es decir, hay dinero de Nuevo León, de Tamaulipas, de Coahuila, de Puebla, de Chihuahua, de Campeche, de Yucatan, de Tabasco, y de todo el país pagando los abortos de unas cuantas chilangas. Es importante señalar que, desde ahí, estoy muy en contra de ese sistema tributario. Es decir, aquí la discusión, más que ser sobre el aborto, es sobre impuestos.

    Estoy de acuerdo que un consenso unanime es una utopia. Yo me conformo con una mayoría calificada. En el caso del aborto, eso no existe.

    La decisión de la ALDF dicta que el aborto es moral y que la sociedad debe pagar por él. Hay una GRAN porción de la población, del DF y de todos los Estados que financian al DF, que no están de acuerdo. Para ellos no es un recurso «voluntario y libre». Es por eso que creo que legislar de esta forma implica que otros cuerpos legislativos pueden legislar de la otra forma. De hecho, tan prevalente se encuentra este vicio en nuestra constitución, que algunos de los ejemplos que expuse ya han sido sufridos por estados como Queretaro, Morelos, Jalisco, y Nuevo León. Esto me parece muy preocupante, por que en una democracia, la sociedad debe ser más poderosa que el gobierno.

    Y para contestar tu última pregunta, no, no estoy por la «absoluta desaparición del gobierno» ni de las «arcadias anarco-capitalistas». Sin embargo, sí estoy a favor de la libertad. Hay muchas cosas que la sociedad no puede hacer eficientemente de forma privada (por ejemplo, la educación, la infraestructura, la seguridad y la salud pública). El gobierno debe servir como plataforma unificadora de la sociedad que ayude a reducir costos en estos asuntos, y a dirimir conflictos. Este debe ser el límite del gobierno, y la ciudadanía siempre debe ser más fuerte que sus gobernados. No estoy a favor de una anarquía ni de la desaparición del gobierno, pero sí estoy a favor de un gobierno subyugado a sus ciudadanos.

    Es por eso que, si el aborto fuera un tema consensuado, con una mayoría calificada (de todos los implicados, incluyendo contribuyentes Federales) en el tema, entonces no me molestaría el tema del aborto en instituciones públcias. Sin embargo, como el tema del aborto no está consensuado ni tiene mayoría calificada, entonces no veo por qué el gobierno deba tener una opinión más valiosa que la de la sociedad, o la de los expertos que estudian el tema. Ninguno de los dos grupos (sociedad o expertos) está de acuerdo en el tema. Si el gobierno impone una postura, la que sea (a favor o en contra) es represión. Por eso es mejor liberalizar lo más posible, mientras la sociedad se pone de acuerdo, y ya de acuerdo, entonces la sociedad faculta al gobierno para hacer algo. Antes no.

    En lo que sí apoyo es que es importante que el aborto sea legal, por que la ilegalidad no impide el aborto y esto impulsa el mercado negro y las clinicas clandestinas, que ponen en riesgo a la mujer que solicita el servicio. Legalizar el aborto y regularlo ayudaría a reducir la tasa de mortalidad en este tema. Esto está probado y no creo que haya mucha discusión sobre el tema entre los expertos. Como sociedad debemos reconocer esto y tomarlo en cuenta para legalizar el aborto. Fuera de eso, legalizarlo Y ofrecerlo en hospitales públicos, creo que ese es un paso demasiado lejos para la situación actual de la Ciudad de México y del país. Después de todo, la democracia no se hizo para tomar las mejores decisiones, sino las propias del país, y esto le ayudará al país a crecer. La democracia es un proyecto de largo plazo y tomar una decisión hoy no significa que siempre sea así. Creo que hoy conviene tener un aborto privado. En el futuro, tal vez la circumstancia cambie.

    Saludos!

  3. ricardoe says...

    Me mandaron desde efectotequila, diciendo que probablemente sea yo un clon tuyo y blablabla… Te has ganado un lector, sin dudarlo.

    Liberalismo FTW!

    Hasta pronto.

  4. Hari Seldon says...

    ricardo, bienvenido!