Seldon Matrix

Blog de opinión sobre política, religión, fútbol, y otras cosas

off
noviembre 5, 2008 elecciones, Estados Unidos, McCain, Obama, opinión, política

Ganó la Esperanza

Después de la trágica noche que vivió la Ciudad de México, me gustaría regresar al tema que tenía preparado para ayer.

Diario Milenio lo puso de títular, que era un «Martes Negro» para John McCain, en clara referencia a la raza de Barack Obama. No sabíamos que se convertiría en un martes negro para las familias de algunos altos funcionarios de Estado. De todos modos el título ya lo tomó Regioblogs

Yo no quise tomar ese título por que es importante dejar en claro que Obama NO ganó por ser negro. Los que votaron en su contra, muy seguramente lo hicieron por esa razón, y probablemente una minoría de los que votaron por él también. Pero para entender el triunfo de Obama hay que ir más allá de la raza del candidato.

El triunfo de Obama se dió por tres cosas. La primera es una organización innovadora, que se construyó de abajo hacia arriba y con ayuda del internet. La segunda es por la templanza y la preparación del candidato. Y la tercera es por el poder de sus propuestas. Obama nos demuestra que un candidato de izquierda, desconocido y sin apoyo de «los grandes poderes» sí puede ganar, incluso en el país más rico, más poderoso y más derechista del planeta. Que cuando un candidato así pierde, no se debe a un «fraude» o un «complot», sino a las fallas mismas del candidato. Obama es un ejemplo para México, por que demuestra cómo se debe jugar el juego de la democracia, que es exactamente lo contrario a lo que hacemos en nuestro país.

Y como estamos en el tema de las enseñanzas para México, antes de continuar con el análisis del triunfo de Obama, quiero detenerme a mencionar el discurso de John McCain anoche. McCain habló antes que Obama, pero no lo hizo para declararse «ganador por 5 punto». No. Lo hizo para felicitar a su adversario por que «convenció a los Americanos» de su plataforma, y «logró esperanzarlos». McCain se pronunció a favor de colabrar con su adversario, y le dijo a sus simpatizantes que la derrota fue culpa de él mismo, y no de ellos. ¡Vaya que si Estados Unidos tiene muchas cosas que enseñarnos!

Volviendo a Obama. Es interesante encontrar que hace un año y medio, cuando comenzaban las primarias Democratas, a Obama nadie lo consideraba. Era el «tercero en discordia», detrás de los favoritos Hillary Clinton y John Edwards. Gracias a los debates, se dió a conocer. Gracias a su movimiento «abajo hacia arriba» logró apoyos importantes en elecciones primarias cruciales. Pronto rebasó a Edwards en las encuestas. Su movimiento de calle, apoyado en Twitter, Facebook, MySpace, y blogs, tecnologías que hace dos años no existían, o no eran relevantes, le ayudaron a sacar a gente a votar en las primarias, y así lograr victorias. Para Marzo de este año quedaba claro que rebasaría a Clinton en las primarias Democratas.

Pero para entonces, Obama ya no era un desconocido. El ascenso meteórico de Obama se debió no sólo a su estrategia mercadológica BTL en internet. También tuvo mucho que ver que era el mejor candidato. Era el mejor candidato por que era el que mejor hablaba, lo cual fue un alivio comparado y contrastado con la guerra que a diario George W. Bush emprende contra la lengua inglesa. No solo sabía hablar bonito, sino que sabía decir lo correcto. En uno de sus discursos de campaña más importantes, Obama habló sobre la diferencia de razas y fue juzgado por varios analistas como «el primero en tratar a la gente Americana como adultos». Nunca perdió el control de sí mismo, nunca perdió el control de su discurso, nunca perdió control de su imagen, y nunca perdió el control de su postura. Esto fue lo que hizo a Obama brillar por encima de sus contrincantes una y otra vez. Así fue como se dió a conocer, y apoyado en su campaña de marketing viral, logró grandes resultados.

Pero, ¿un candidato con el temple y las estrategias de Obama, pero las propuestas de Bush, hubiera ganado la elección? Solo basta ver a John McCain, quien sin duda no hizo una mala campaña, y cualquier otro año pudo haber ganado. Tener las propuestas correctas es lo más importante en una elección, y Obama supo lograrlas. Esto se debe, en gran medida, a que no se rodeó con gente que solo estuviera de acuerdo con él. A su alrededor hubo analistas de distintos partidos, diferentes ideologías, diferentes CVs, aportando todos a lograr las mejores propuestas para cada uno de los temas que eran importantes para los Americanos. ¿Y como supo Obama qué temas eran importantes para los Americanos? No se basó en la historia (como McCain, con los impuestos), ni en dogmas (como López Obrador, y los pobres). Obama fue y le preguntó directamente al pueblo de Estados Unidos cuales eran sus preocupaciones. El pueblo le respondió en palabras… y en dinero.

Esto fue también sumamente importante para Obama, por que le permitió sacar de su campaña a los famosos «lobbyists» (abogados que impulsan legislación a favor de alguna propuesta en específico, generalmente representando empresas grandes y transnacionales). Sin los lobbyies en medio, Obama pudo no solo sobrepasar a McCain en gasto, siendo el primer democrata en muchísimo tiempo en superar a un republicano, sino que además pudo sacar a los intereses empresariales de su campaña y dedicarse exclusivamente a lo que buscaban los electores. Este método innovador sirvió para que Obama se convirtiera en el primer candidato, desde que existen campañas mediaticas, en no ser comprado por ninguna empresa o corporación, y que le responde directamente al pueblo Americano por que ELLOS FUERON SUS DONANTES. Esta es la ventaja que cancela la Reforma Electoral Mexicana del 2007 al aceptar el financiamiento privado, pues transparenta a quién se debe cada candidato. En dinero y en votos, Obama se debe al pueblo Americano, y eso es casi garantía que les va a cumplir. ¿Cómo no votar por él?

Así fue que esta estrategia tripartita le dió el triunfo a Obama. Más que ser una noche histórica por la asunción de una persona de raza negra a la Presidencia, esta noche es histórica por que el equipo de Obama diseñó una campaña mercadológica basada en nuevas tecnologías y en la interactividad con su audiencia, y ganó. Esta es la primer campaña de este tipo, y fue altamente exitosa. Obama ha cambiado la dinámica de la política americana, y esto es muchísimo más relevante que la raza del candidato. Sin duda, una noche histórica.

En hora buena por Estados Unidos, y felicidades. Esperemos que Obama sea tan buen Presidente como fue candidato.