Seldon Matrix

Blog de opinión sobre política, religión, fútbol, y otras cosas

off
diciembre 9, 2008 economía, Estados Unidos, México, Monterrey, Obama, opinión

Anti-Crisis

Resulta que la vida da muchas vueltas.

Hace un año predije que la compra que Cemex hizo por Rinker era mala y terminaría por arruinar a la empresa. Dije que lo peor de todo era el esquema financiero de la compra: pedir prestado en Euros para comprar una empresa que produce en dólares, en un mercado en franca caída. Como lo predije, la acción de Cemex cayó a niveles bajísimos estos últimos dos meses, producto de la espantosa deuda de Cemex y la falta de crecimiento en Estados Unidos.

Hace unos meses, los anolistos predijeron que la expropiación de las operaciones Venezolanas de Cemex, por parte de Hugo Chavez, tendría efectos negativos para la empresa. Tanto así que hasta salío el Presidente Calderón a negociar en nombre de la multinacional regiomontana. Pero, como yo lo predije, la expropiación inyectaría en Cemex algo de capital que le permitiría renegociar su deuda. Ayer, algunos diarios nacionales publicaron una nota confirmando mi predicción.

Hoy, Barack Obama anuncia lo que ya era un secreto a voces. Un plan anti-crisis similar al «New Deal», donde se propone mantener el empleo «creando o salvando» plazas de trabajo con un gasto publico enfocado a la construcción de infraestructura. Como Cemex es una empresa que, gracias a la compra de Rinker, está muy bien posicionada en Estados Unidos, y como esta empresa se encuentra precisamente en el ramo de la construcción, parece que estas son buenas noticias para la empresa regia. Resulta que, después de un año dificil, la compra de Rinker no resultará tan mala después de todo.

¡Qué vueltas da la vida!

Pero Cemex no es la única empresa Mexicana que requiere de acciones firmes por Barack Obama.

Vitro y Alfa son dos empresas regias que producen, directamente o a través de subsidiarias, materiales y partes para la industria automotriz Americana. Sí, la misma industria automotriz que dijo esta semana que requería 2 mil millones de dólares «para llegar a Enero» y 32 mil millones para ser rescatada. Sí, la misma industria autmotriz que los republicanos quieren que quiebre, en pro de la libre competencia. La misma industria automotriz que en México significa más de un millón de empleos, según Televisa Monterrey.

Si Obama y los Democratas no son capaces de rescatar a la industria automotriz, estas empresas Mexicanas terminarán por sufrir bastante. Mientras tanto, el PT ya prepara legislación para oponerse a rescates gubernamentales de empresas fallidas en territorio nacional.

Pero tal parece que lo que haga el gobierno Americano tiene más fuerza sobre el destino de las empresas Mexicanas que lo que haga el mismísimo Presidente de México. El plan anti-crisis Calderonista es puro show. El que importa es el de Barack Obama. Bonita soberanía, ¿no lo creen? Pero, ¿de qué sirve la soberanía? Esa no le da de comer a la gente. En cambio, la economía Americana le da de comer a millones de Mexicanos que no han emigrado al vecino país, y por tanto, esto es sin contar las remesas. Tal vez es hora de preguntarle a Estados Unidos, «¿cómo podemos ayudar?». Después de todo, ha quedado demostrado que las empresas Mexicanas tienen mucho que ganar de un repunte en la economía de nuestro vecino norteño.