Seldon Matrix

Blog de opinión sobre política, religión, fútbol, y otras cosas

enero 9, 2009 AMLO, DF, México, opinión

Comparaciones

En Cuajimalpa, el Delegado es Remedios Ledesma García, del PRD, un Lopez Obradorista que contribuyó ampliamente en el GDF durante la gestión del ex-candidato presidencial perdedor. En Cuajimalpa se construye un túnel que conectará la Colonia Vista Hermosa con Santa Fé, destrabando un enorme nudo víal que existe en la Carretera libre México-Toluca, reduciendo las emisiones atmosféricas, y mejorando la calidad de vida de quienes transitan por la zona. Esta no es una obra federal, aunque tampoco es una obra delegacional. La obra la está realizando el Gobierno del DF, que también es del PRD.

Hipocritamente, ante el rechazo de los vecinos ante estas obras que, sin duda, aumentarán el tránsito en la zona, el Jefe Delegacional mandó a poner mantas con tipografía y colores del PRD manifestando su rechazo. ¿Por qué pone las mantas? La obra la promueve el gobierno del DF, así que el Delegado tiene el poder de hablarle a su compañero de partido y detenerla. Obviamente, Remedios Ledesma sabe que la obra representará más beneficios para Cuajimalpa que perjuicios a los vecinos, por lo que permite la obra. Sin embargo, como postura política hipocrita, la rechaza publicamente mientras la apoya en los hechos. Típico de los chilangos, las palabras valen más que los hechos.

En comparación, en la Delegación Miguel Hidalgo, una Delegada tomó la iniciativa (ante la indiferencia del PRDista y Jefe del DF, Marcelo Ebrard) de construir obras víales de menor impacto para los vecinos que la de Cuajimalpa, pero con mayores beneficios para los automovilistas. Estas obras en Palmas, Periferico y Constituyentes tranformarán un embudo en una verdadera solución vial que beneficiará a cientos de miles de automovilistas diariamente. Al igual que la obra en Cuajimalpa, esta obra ha provocado el rechazo de algunos vecinos, pero tendrá más beneficios para la Delegación y la Ciudad en General, que perjuicios.

La Delegada de Miguel Hidalgo, contrario a lo que hizo el Delegado de Cuajimalpa, fue congruente y, como dicen los gringos, «puso su dinero donde está su boca», y apoyó la obra que su delegación promueve. Contrario, también, a lo que ocurre en Cuajimalpa, el Gobierno del PRDista Marcelo Ebrard, se puso de lado de los presuntos vecinos y en contra de la Delegada, y ha clausurado la obra.

¿Cual es la diferencia? Que en Miguel Hidalgo gobierna el PAN y en Cuajimalpa gobierna el PRD. Es la única diferencia. Es increible, pero en el DF, la política es extremadamente descarada, pero a los chilangos les gusta jugar a que la congruencia no es importante.

¿Por qué los vecinos son importantes en Miguel Hidalgo, pero no son importantes en Cuajimalpa?

¿Por qué un Delegado que dice pero no hace es premiado, y una Delegada que hace lo que dice es castigada?

¿Por qué los chilangos toleran y premian semejantes abominaciones?

Son preguntas que yo no puedo ni siquiera creer que se hagan en un contexto real, mucho menos que pueda empezar a contestar excepto al claro caciquismo con el que el PRD gobierna el Distrito Federal. Y sin embargo, los chilangos están claramente comodos con estos atropellos, ya que fueron ellos los que re-eligeron al PRD en primer lugar. Mientras estas luchas políticas ocurren en la política de desarrollo de infraestructura urbana, los problemas reales de la ciudad, como la seguridad, el agua, el tráfico, y la contaminación, permanecen ignorados por el Gobierno del DF. Marcelo Ebrard y el PRD le dan la espalda a los chilangos y le echan la culpa a la oposición. Lo hacen por que saben que los chilangos son lo suficientemente estupidos como para creerse la hipocrecia y seguir votando por ellos.

Lo mismo, por cierto, hace el PRI en Nuevo León. Yo espero que los regios no seamos como los chilangos, y este Julio de 2009 pongamos a los hipocritas del PRI en su lugar.

Por lo pronto, es urgente que la ciudadanía le exija a su gobierno. Lo mínimo que puede hacer el gobierno es lo que hace, y lo mínimo que debería hacer es mucho más de lo que hace. Los Mexicanos no merecemos el mínimo, sin embargo. Merecemos muchísimo más. Es hora de votar por el gobierno que merecemos. Es hora de votar contra el PRD en el DF.

3 to “Comparaciones”

  1. Ricardo Martínez says...

    Gracias por regresar la libertad a tu espacio. En cuanto a lo que mencionas, te sugiero la columna de hoy de Ciro Gómez Leyva, a ver quién se te hace más hipócrita.

    http://www.milenio.com/node/144345

  2. Hari Seldon says...

    Ricardo, la razón por la cual estoy al tanto del tema es por que yo vivo en Cuajimalpa y trabajo en la Miguel Hidalgo. Tengo varios amigos que trabajan por aqui, y conozco gente que vive aquí. Aun no conozco a nadie que viva en la Miguel Hidalgo, y menos cerca de las «zonas afectadas» que se opongan a las obras de Palmas y Periferico. Al menos, no las conozco personalmente, por que si hay mantas, anuncios y manifestaciones, es por que de algun misterioso lado han salido los misteriosos vecinos, ¿no lo crees?

    Lo más extraño es que se hizo una Consulta Popular a nivel delegación (similar a las consultas que el peje y sus secuaces hicieron para defender la propiedad del petroleo que el sindicato de Romer Deschamps mantiene sobre él) y, democraticamente, se votó a favor de las obras. Si la delegación votó a favor, y no puedo encontrar a nadie que viva en la zona que hable en contra de las obras, ¿de donde sale la oposición a las mismas?

    Yo más bien creo que Gabriela Cuevas es una mujer valiente que se apega a sus principios. Ella llegó a la delegación democraticamente, y la propuesta ganó democraticamente en una consulta pública. ¿Qué hace Marcelo Ebrard excediendo sus funciones y suspendiendo la obra sin sustento?

    Por cierto, NO HAY paralelismo entre lo que hace Gabriela Cuevas y lo que hizo AMLO. El ex-candidato perdedor infringió la órden de un juez. El GDF no tiene autoridad para detener una obra sin una orden de un juez. ¿Por qué Marcelo Ebrard no demanda a la delegación? Por que perdería, por supuesto.

  3. PANCHO PANTERA says...

    Es cierto… el gobierno encabezado por Remedios Ledesma carece de lo necesario para hacerse llamar «gobierno». En fín, eso es otro tema. Lo que realmente molesta de dicha obra vial es la lentitud de los trabajos y el engaño pues seguramente el dinero está corriendo como agua pero a destinos no muy claros o válidos. Uno como vecino lo ve diariamente… pasas por la mañana, por la tarde o por la noche y es lo mismo… maquinaria parada, no se ven trabajadores (claro, a menos que tenga a un centenar de obreros bajo tierra escarbando el tunel con pala y pico) Tráfico terrible que provoca un caos inmundo y todo por la mala planeación de obras y pésima distribución de recursos por parte de los gobiernos local y de la ciudad.

    Soy vecino de la zona así que no me cuenta nadie… una obra de tal magnitud, amerita prontitud, calidad y cantidad de trabajadores… y ésta, carece de las tres características.

    Esperaremos resultados.