Seldon Matrix

Blog de opinión sobre política, religión, fútbol, y otras cosas

enero 26, 2009 economía, futbol, Monterrey, Tigres, UANL

Reflejos

La acción de Cemex que cotiza en la NYSE ha bajado de casi $40 dólares por acción a mediados de 2007, a menos de $10 dólares por acción a principios de 2009. Es decir, en menos de 20 meses, la acción se ha colapsado en 300%.

De la misma forma, Tigres de la UANL, un equipo administrado por Sinergia Deportiva, un fideicomiso de Cemex, ha pasado de ser uno de los mejores equipos de México en 2003, a ser una vergüenza nacional a principios de 2009.

¿Vale preguntarse si la debacle de Cemex se pudo anticipar con el desempeño de Tigres?

Hace un año manifesté en este blog que sería motivo de miedo para los inversionistas de Cemex el presenciar la forma en que se administraba a Tigres. ¿Es el estilo gerencial de Tigres un reflejo del estilo gerencial de Cemex? Y si no lo es, ¿debería de serlo? A un año de distancia, la respuesta es evidente. Resulta que Tigres reflejaba lo que acontecía en Cemex.

Tigres, como Cemex, llegó a la cima con base en mucho trabajo, buenos refuerzos, una base sólida y visión estratégica. Para Cemex comenzó con la llegada de Lorenzo Zambrano en los 1980s. Para Tigres comenzó con la llegada de Cemex a finales de los 1990s, y sobre todo, con la llegada del Tuca Ferreti a inicios de esta decada.

Tigres despegó y llegó lejos, con dos finales en 3 años, y más liguillas que en toda la década anterior. De igual forma, Cemex llegó lejos, con operaciones en todo el mundo se convirtió en la tercera cementera del planeta. Sin embargo, faltaba el último toque. Para Tigres, faltaba el campeonato, y para Cemex, faltaba el líderato mundial.

En lugar de permanecer fieles a lo que les había dado el éxito, pensaron que podían comprar el último paso con dinero. Tigres corrió a su Presidente, a su técnico, y comenzó a comprar jugadores caros que habían sido exitosos en otros lados. Se gastaron millones en Tigres para traer a Gaitán, a Silvera, a Kleber, y esos son los que resultaron. Muchos nombres circularon en Tigres. Poco a poco se desmanteló al equipo con el afán de traerse lo mejor que el dinero pudiera comprar, con el afán de comprar el campeonato.

En Cemex ocurrió lo mismo. Fusiones y adquisiciones suplantaron el crecimiento organico y ordenado. Conjugado con una burbuja inmobiliaria mundial, Cemex compró RMC de Londrés para lograr el segundo lugar mundial en concreto. Pero aún estaba atrás en Estados Unidos, el mercado más lucrativo. En 2007, Cemex se lanzó con todo para comprar la Australiana Rinker, que tiene el liderato en Estados Unidos.

La ceguera del precio, del dinero, y del pasado, combinado con la soberbia, segaron a la directiva de Tigres. Pensaron que contratar a un técnico que fue campeón de libertadores, pero sin experiencia en México, era suficiente para ser campeón. Pensaron que los jugadores valían tanto como su precio individual, y se olvidaron de crear sinergias. Dentro de poco, compraron a Kikín Fonseca en la operación más cara de la historia del futbol Mexicano. Un jugador que solo les ha rendido unos cuantos goles, es el mejor pagado del país.

Lo mismo le pasó a Cemex. Pagaron una fortuna por Rinker, creyendo que lo compraban barato, solo unos meses antes de que reventara la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos. Con $14.2 mil millones de dólares, Cemex realizó la compra empresarial más grande de una empresa Mexicana cobre una extranjera. Fue más de lo que Citigroup pagó por Banamex.

Pero no le dió resultado. Cemex pidió prestado en Euros para comprar a una empresa que tenía ingresos en dólares. Cuando se devalúo el dólar y los ingresos de Rinker comenzaron a disminuir por la crisis en Estados Unidos, Cemex solo se quedó con deuda que no puede pagar. Es por eso que la acción está al nivel que está ahora.

De igual forma, Tigres no puede meter goles, tiene una defensa desastroza, y unos jugadores que no tiene química, no son equipo, y no tienen ni siquiera la esperanza de un futuro. Es por eso está a 15 partidos de descender a Primera «A».

Tigres se convierte en reflejo de Cemex. La historia de dos instituciones que llegaron muy cerca de la cima con base en trabajo y esfuerzo, y que lo hecharon a perder por soberbia.

Es hora de corregir el rumbo en estas dos instituciones regias. Darse por vencido no es una opción. Si Tigres es reflejo de Cemex, y viceversa, es hora de que sean reflejo de la ciudad de donde provienen, y cambien su rumbo, y regresen al éxito. Solo se puede alcanzar el éxito con trabajo. Espero que esta enseñanza no se pierda en el llanto.

3 to “Reflejos”

  1. Víctor Ceja says...

    Tengo rato que te leo y es la primera vez que escribo un comentario en el. Antes que nada me gusta mucho leerte en mi google reader eres de mis lecturas favoritas. Yo conozco de la vida Regia y de los tigres (Vivi 10 años en Mty) soy de GDL (y le voy a las chivas). Monterrey es una ciudad que con el paso de los años aprendi a vivir y a querer (tengo familia de parte de mi esposa viviendo alla). Creo que la comparación que has hecho entre Cemex y Tigres es muy valida, creo que tienes razón, pero yo siempre he criticado algo de la afición Tigre. En todos lados nos venden que son la mejor aficion del pais (bla, bla, bla) pero desde mi punto de vista (lo digo con todo respeto) es la mas tonta. La afición debe castigar al equipo no puede ser que año tras año hayan hecho inversiones millonarias y que no hayan logrado un titulo. Tiene jugadores mediocres y ladrones (Kikin) que nada mas quieren ir por ganar dinero pero que ni sienten amor por la camiseta y como saben que cada quince dias llenan el estadio vivien un estado de mediocridad permanente. Creo que deportivamente Tigres esta por el suelo (quizas hasta se vayan a 1era a) economicamente creo que no les va tan mal. porque son de los equipo que venden por lo menos el 50% de su cupo si no es que mas cada temporada con los abonos. Sin mencionar toda la mercancia marca tigre que les venden. Para mi la solución de los tigres esta en manos de la afición, EXIGENCIA no vayan al estadio no compren nada, hasta que el equipo mejore, en cuanto a cemex si bien comentieron errores al comprar las cementeras a precios de euros. Creo que cemex va salir del problema que esta metido y que seguira siendo una empresa ejemplar en México, se que asi va hacer y que a pesar de estar viviendo tiempos dificiles y que van a tener que tomar la medicina amarga pero al fin de cuentas cemex va resurgir de sus cenizas. De Tigres… no creo.. tiene grandes problemas con jugadores ladrones que no sienten la camiseta y con directivos que nada mas le han «chupado» la sangre a cemex. Quizas sea benefico que regrese Tigres a la UANL y que creen un patronato tipo como lo hace Pumas y que le apuesten a las fuerzas básicas y con 2 o 3 refuerzos que apuntalen el equipo. Creo que ahi en la Universidad tienen la materia prima para sacar buenos jugadores y sobre todo que sientan la camiseta.

    Gracias, y saludos desde Guadalajara.

    P.D. arriba las Chivas 😛

  2. Ricardo Martínez says...

    CEMEX colapsó porque la industria inmobiliaria colapsó en Estados Unidos en 2008. Según yo tengo entendido Sinergia pertenece a FEMSA.

  3. Hari Seldon says...

    Sinergia Deportiva fue creada par ser administrada conjuntamente por CEMEX y FEMSA. Sin embargo, FEMSA compró a los Rayados del Monterrey, por lo que CEMEX se quedó con el control administrativo de Sinergia.

    Cemex colapsó por pedir prestado en Euros asumiendo que ganaría más en dólares. El colapso de la industria inmobiliaria en Estados Unidos, que fue predicha dos años antes por analistas, demostró que este supuesto de Cemex era incorrecto.