Seldon Matrix

Blog de opinión sobre política, religión, fútbol, y otras cosas

off
marzo 30, 2009 elecciones, Monterrey, Nuevo León

En juego la «joya de la corona»

Siempre me pareció despectivo para los habitantes de San Pedro, orgullo y ejemplo de la nación, que los políticos electoreros del PRI y del PAN llamaran a la alcaldía de nuestro municipio «la joya de la corona» del PAN. Demuestra una actitud de soberbia por parte del PAN el pensar que nunca puede perder aquí (razón probable por la cual ha nominado a tantos candidatos mediocres en esta década para esa alcaldía), y por otro lado, una actitud de envidia y pequeñez por parte del PRI, como si el ser aún más populista con la población de San Pedro fuera a robarle al PAN de algo preciado.

Sin embargo, todo esto se pone de relieve por que, luego de la designación de ooootro candidato mediocre, como lo es Mauricio Fernández, para la Alcaldía de San Pedro por parte del PAN, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) invalidara la cerrada elección interna que fue disputada por la pre-candidata Álida Bonifaz, una persona ejemplar que, sin duda, no solo merecía más el nombramiento, sino que además ofrecía más para la población de nuestro municipio. La nominación de Bonifaz hubiese sido un mensaje del PAN a los Sampetrinos: «no los damos por sentados, y estamos dispuestos a nominar a nuestro mejor candidato, para el mejor municipio de México». En cambio, al nominar a Fernández, el PAN dijo: «ustedes no nos importan, solo nos importa este hueso super imporante. Voten por el que yo les digo por que el otro es peor y tenemos que recompensar a este politiquero de segunda».

La anulación debe ser una llamada de atención para el PAN. San Pedro exige y merece lo mejor, y aunque sabemos que el PRI y el resto de los partidos están a años luz de ser lo que merecemos, eso no les da derecho de mandarnos mediocridades solo por que no son tan malos como el PRI. El PAN debe poner el ejemplo, sobre todo en San Pedro, y nominar al mejor candidato. Mauricio Fernández no era el mejor candidato, y ninguna cantidad de populismo iba a cambiar eso. La anulación del TEPJF demuestra que el PAN aún tiene mucho que aprender y, afortunadamente, les da una nueva oportunidad de hacer lo correcto y corregir el error que ya habían cometido. Si quieren seguir ganando en San Pedro, van a tener que mejorar. De lo contrario, tarde o temprano, el Sampetrino impondrá el voto de castigo. Tres años de PRI es mejor que una eternidad en la mediocridad.