Seldon Matrix

Blog de opinión sobre política, religión, fútbol, y otras cosas

febrero 21, 2011 AMLO, México, política

Vote por Calderón en 2006 y votare por AMLO en 2012.

En el 2006, voté por Calderón. Yo soy de ese 35% del país que no cree que Calderón ganó con trampas en la elección del 2006. Yo soy de esos que creen en el liberalismo económico y en la democracia liberal. Pero también soy de esos que no están casados con ningún partido político en particular. De vez en cuando apoyo al PRD, a veces al PAN (pero nunca apoyaré al PRI, porque eso, en mi opinión, es traición a la patria). Así es. Yo soy de esos “independientes” que comprendemos el 30% del voto federal y que podemos definir el triunfo de un candidato a Presidente. Soy de esos, tal vez más raros, que votó por Calderón hace 5 años, y el año que viene, votaré por López Obrador.

En México, se puede ser Presidente con poco más del 33% de los votos. En una elección con 3 partidos fuertes, basta con que cada uno tenga 32.5% para tener un empate técnico. Las bases (el voto duro) de cada partido apenas alcanza el 30% en el mejor de los casos (el PRI), y el 15% en el peor (el PRD). Esto significa que para ganar la elección Presidencial se necesita del voto activo de esos que, como yo, no estamos casados con ningún partido. Que votamos según el candidato y que podemos cambiar de opinión.

En este post, explicaré por qué voté por Calderón en 2006, y por qué este 2012 estaré votando por Andres Manuel López Obrador.

Por Calderón voté por varias razones, pero la principal, es porque creo en una democracia liberal con economía abierta. No hubiera votado por el PAN si el candidato hubiera sido Santiago Creel, porque se notaba a leguas que era el “favorito” de la pareja Presidencial. Tal vez hubiera votado por Jorge G. Castañeda si lo hubieran dejado postularse. No descartaba votar por AMLO en 2006. Me parecía un buen candidato. Pero al final, me decidí por Calderón. Ojo: no por el PAN; por Calderón.

Calderón prometía seguir con las políticas liberales de Fox. El incremento en un 1000% de las reservas internacionales, la fortaleza del peso, la debilidad de la inflación, la eliminación del desempleo, y la eliminación de la pobreza extrema en 25 millones de Mexicanos eran evidencia clara del éxito de las políticas económicas iniciadas por Zedillo y continuadas o mejoradas por Vicente Fox. Solo faltaba la Reforma Fiscal. Era mi opinión que el fracaso de la Reforma Fiscal se debía a la arrogancia Foxista, misma que había llevado al escándalo del desafuero, misma que causó más de un dolor de cabeza a nuestro país

Si el PAN hubiera decidido postrarse ante Fox, habría perdido todo. Al menos, yo no hubiera votado por ellos. Estoy de acuerdo con mucho de lo que hizo Fox, pero las formas son casi tan importantes como el fondo. Lo poco que faltaba hizo una gran diferencia, y al final, se necesitaba de un líder verdadero, inteligente y conciliador, para lograrlo. Sabía que Creel no era ese personaje.

Luego llegó Calderón. El “caballo negro” que tenía todo en contra para ser Presidente. Era virtualmente desconocido por el electorado en 2005, y se había ganado la enemistad del PRI y de Fox. ¡Rara combinación! Su habilidad para negociar, para liderar a un partido tan grande como el PAN, y sobre todo, su promesa de integrar lo mejor del Foxismo con los valores de humildad y trabajo duro me vendieron un espejismo que, al final, resultó ser falso. Voté por Calderón porque lo creí el líder que necesitaba el país.

Todo México ya ha debatido hasta el cansancio el “fraude electoral de 2006”. Durante años negué su existencia, pero hoy digo que el fraude sí existió. Pero no. No es, como argumentaron los PRDistas, un fraude electoral de trampas en las urnas. El fraude no es imponer a Calderón en lugar de a AMLO. El fraude fue presentar en campaña a un Calderón distinto al que terminó gobernando. El fraude es que nos dieron gato por liebre. Yo esperaba un Fox con cerebro, y en su lugar, nos dieron un PRIísta vestido de azul.

En 2006, creí traición a la patria que AMLO no aceptara negociar con quien habíamos elegido Presidente. Lo llamé “anti-democrata” y “una oportunidad perdida”. Yo me imaginaba que si AMLO hubiera integrado un Gobierno de Coalición con Calderón, hubiéramos tenido un México de primer mundo. En ese entonces no sabía lo que pasaría apenas 5 años después. De López Obrador pueden decir lo que quieran, pero su marcha no causó ni un solo muerto, mientras que las políticas de Calderón, políticas que tienen muy poco que ver con lo económico, han causado más de 30 mil muertos.

He mencionado varias razones por las cuales voté por Calderón, pero la más grande es porque, al final del día, decidí que era mala idea votar por AMLO. Sí, yo estaba convencido que López Obrador era un peligro para México. Pero no porque el PAN me lo dijo. Yo venía diciendo esa frase desde mucho antes que el PAN lo pusiera en un anuncio.

La crisis Financiera Global, que en México sentimos en 2009, en realidad explotó en Estados Unidos en 2008, pero era predecible a todas luces desde 2007. Muchos de mis profesores ya decían la frase “va a ocurrir, tarde o temprano, y será más temprano que tarde, pero no sabemos exactamente cuándo”. Para los informados, desde finales de 2005 e inicios de 2006 era obvio que la crisis iba a llegar, y yo la veía venir. Yo sabía que México no iba a poder enfrentar la crisis sin una gran cantidad de reservas, sin un presupuesto equilibrado, y sin una deuda externa marginal. Fox redujo la deuda externa a su menor nivel en 40 años, incrementó en 1000% las reservas y tuvo los déficits más bajos de la historia. En mi opinión, ese era el rumbo que México necesitaría para salir bien de la crisis.

Calderón nunca prometió explícitamente que haría exactamente eso. Pero el PAN sí lo hizo en sus anuncios contra AMLO. No ayudó en nada que López Obrador decidiera faltar al debate Presidencial, que nunca quisiera reunirse con empresarios de Monterrey, que tartamudeara en una reunión con el empresarios en el DF, que alumnos de economía del ITESM se rieran de su discurso, y que nunca dijera explícitamente cual sería su política económica. Pero lo verdaderamente perjudicial para su campaña tiene nombre y apellido: Gerardo Fernández Noroña.

Este personaje sub-humano fue el coordinador de comunicación de la campaña de López Obrador. Su mejor anuncio televisivo durante la campaña fue “el prietito en el arroz”, y fue su mejor anuncio por que es el único que puedo mejorar. López Obrador se convirtió en un candidato poco memorable, antagónico, provocador, incoherente, y miedoso de la economía. Si este hubiera sido cualquier otro candidato, ni siquiera hubiera figurado. Pero como era López Obrador, pudo quedar en segundo lugar, y perder por menos de un millón de votos.

AMLO hizo lo ningún izquierdista había hecho en nuestro país en toda su historia. Obtuvo un empate estadístico en la elección Presidencial y ganó la mayor cantidad de escaños en el Congreso de la Unión. AMLO borró al PRI y despertó la esperanza de millones de Mexicanos urgidos de cambio. Pero debe quedar claro que esto lo hizo A PESAR DE, y no gracias a, el PRD y su estructura. EL PRD, y gente como Gerardo Fernández Noroña, fueron los que perdieron la elección. El PAN simplemente tuvo una mejor campaña que sus rivales y por eso ganaron. Aunque nunca lo aceptaran en público, creo que AMLO se dio cuenta, eventualmente, que ese fue el caso. Tal vez por eso, por fin, se separa del PRD

Lopez Obrador pudo hacerlo por ser un líder. No necesariamente un “Gran” Líder, y mucho menos uno en el que esté yo 100% de acuerdo. De hecho, es muy obvio que estoy en desacuerdo con muchas cosas que hace o dice. Pero la forma en cómo yo, un regio que nunca había visitado el DF, me enteré de la existencia de López Obrador fue al leer una nota en el periódico, en donde el “Jefe de Gobierno” del DF (AMLO), había corrido a los policías que amenazaron con ponerse en huelga si es que los obligaban a mejorar la calidad de su trabajo. Destruir una huelga y despedir a los trabajadores es una acción valiente que pocos izquierdistas, en todo el mundo, se atreverían a hacer. Pero López Obrador hizo lo necesario para mejorar la calidad de vida de la ciudad, y eso llamó mi atención. Poco a poco los resultados fueron aparentes. Fue electo “el mejor alcalde del mundo” en una página web, y la inseguridad en el DF cayó. En el proceso que llevó a su desafuero también mostró sus dotes de líder. En lugar de conformarse con las circunstancias, logró un triunfo a su administración hasta que el Gobierno Federal le dio la razón. Lo único que motivó su salida fue haber desobedecido una orden judicial, que, aunque no es la acción más democrática, sí es la excusa más tonta para desaforar a un político. Lo desaforaron y nunca lo persiguieron, porque para cuando lo separaron del poder, ya no había delito que perseguir.

Después de la elección, Calderón le declaró la guerra al narco, en una acción que para nada había si quiera tocado en la campaña, y que no era importante para el país que gobernaba. Era, sin embargo, muy importante para Estados Unidos. El negocio de la guerra contra el narco es lucrativo para Estados Unidos por que le vende armas a ambos bandos: al Gobierno Mexicano le presta dinero para que pueda comprar armas y entrenamiento (Plan Mérida), y a los narcos les vende armas a través de sus ciudadanos defendidos en la Segunda Enmienda. La muerte de tantos Mexicanos, criminales e inocentes por igual, en el sexenio Calderonista ha resultado muy rentable para los Estados Unidos, y de beneficio nulo para México. Calderón se ha negado a negociar con mano dura con los Americanos: “si quieres que pelee la guerra, págamela”, debería ser el mantra. En vez de eso, el Gobierno de Calderón sigue empecinado a continuar con una guerra inganable que le costó su sexenio y que cobró la vida de decenas de miles de Mexicanos.

Para colmo, en el aspecto económico, que supuestamente era el “fuerte” de Calderón, terminó por estropearlo todo. El déficit y la deuda pública extranjera han crecido desenfrenadamente. Las reservas internacionales se han mantenido en su nivel, pero esto es malo porque el costo/oportunidad de no crecer es patente. El desempleo se duplicó y, aunque Calderón presuma la creación de empleo del último año, lo cierto es que la crisis sirvió para devaluar no solo al peso (en casi 40%), sino también al país. En lugar de atraer pocos empleos mejor pagados y mejorar el ingreso de los habitantes del país, Calderón ha atraído muchos empleos mal pagados para mejorar las exportaciones, que solo benefician a los exportadores (unos cuantos) y a empresas extranjeras. El fracaso de Calderón en la guerra contra el narco multiplica su impacto por la desesperación que produce el fracaso de su política económica, en claro retroceso comparado con Fox, e incluso con Zedillo.

Por el contrario, López Obrador se ha dedicado a crear una red de Mexicanos que buscan cambiar el país y a recopilar ideas de todos lados. En su tiempo de comunicación con las bases ciudadanas (no partidistas) se ha dado cuento, o al menos ahora lo dice en sus discursos, que el problema principal del país NO es económico, sino moral. Hemos perdido los valores y el rumbo y por eso somos un “Estado Fallido”. AMLO ha mencionado que se encuentra dispuesto a integrar políticas económicas liberales que beneficien a los Mexicanos, pero ve con urgencia la “re-fundación” del país. Por lo que entiendo, no se refiere a una revolución violenta, o a una nueva Constitución. Creo que AMLO se da cuenta que la letra de la ley tiene el mismo valor que cualquier letra escrita en cualquier papel: ninguno. El verdadero valor de un país se deriva del trabajo y las ambiciones de sus ciudadanos. Un país sin rumbo, sin visión, sin ambiciones más que las de unos pocos vende-patrias, es un país destinado al fracaso. Somos 100 millones de fracasados 10 millones de aprovechados. Esto tiene que cambiar.

No me queda claro si López Obrador tiene o no un plan. Pero, por lo pronto, es el único candidato que reconoce el problema. También es el único candidato que promete una visión y un liderazgo. Algo que ningún otro muestra, siquiera, signos de saber qué significa. Para empezar, las alternativas no son para nada halagadoras. ¿Peña Nieto? Un títere nunca podrá ser un líder. ¿Manlio Fabio Beltrones? Es un vende patrias aliado a los Estados Unidos y representante del viejo PRI. ¿Y del lado del PAN? No hay un solo candidato que tenga la fuerza, la visión, o la capacidad para convertir a este país en un país ganador. Hay muchos muy buenos administradores, que serían excelentes gerentes regionales de empresas multi-nacionales, recibiendo sus órdenes de fuera. Pero ninguno que pueda ser Presidente. Del lado del PRD hay lo mismo de siempre.

López Obrador es un fenómeno de esos que ocurren una vez por época. Ha hecho cosas atrevidas que asustan a muchos, pero también ha hecho cosas que han mejorado el entorno donde ha gobernado. Es por eso que creo, honestamente, que lo que él hace lo hace por convicción. Podemos estar o no de acuerdo con ellas y, repito, estoy en desacuerdo con muchas. Pero lo que es claro es que tiene el empuje de un líder. Eso es lo que necesita el país. Ante la ausencia de una mejor opción, y ante la claridad de entendimiento, estoy dispuesto a darle mi voto a López Obrador en 2012.

Pero antes, quisiera ver que no cometa los mismos errores del 2006. Necesita una mejor estructura y una mejor campaña. ¡Qué bueno que tenga una base sólida! ¡Qué bueno que cuente con el apoyo de algunos partidos políticos! Pero le falta convencernos al resto de nosotros. No quiero votar por la opción “menos peor”, que, por ahora, eso es lo que es. Quiero votar por “la mejor opción”. Convéncenos, AMLO, y serás Presidente.

2 to “Vote por Calderón en 2006 y votare por AMLO en 2012.”

  1. Rectificador says...

    Creo que es una declaración valiosa en un tiempo y una realidad de ciudadanos alienados.

    Estoy de acuerdo contigo. Aunque probablemente te espera una andanada de mensajes de espanto. A la gente le han sembrado más temor por un cambio que por los miles de muertos de una dictadura inoperante.

    Saludos!

  2. Anónimo says...

    Es claro que cada mexicano tiene su punto de vista, respeto el tuyo aunque esté parcialmente en desacuerdo. Estamos de acuerdo en que es triste tener que votar por la «menos peor» opción, ojalá que surja más nivel en cuanto a los candidatos a la presidencia. Por otro lado, en lo personal AMLO me parece alguien totalmente hipócrita, oportunista, sólo por mencionar un par de ellas. No puede hablar de moral, cuando hizo tremendo escándalo cuando, según el, hubo fraude en las urnas, que no sólo quedó en escándalo, sino que se proclamó presidente legítimo y cuanta tontería más es conocida. Ahora quiere ser presidente de la república, que no ya era un presidente legítimo?, de verdad que me parece muy hipócrita y oportunista, creo que es una persona (como la mayoría de los políticos) con hambre de poder, pero se las da de muy «esperanza de México». De verdad que me da hasta risa ya su intención de ser presidente de México.
    Por otro lado, me ha gustado como has escrito lo que has escrito, aunque repito, no estamos totalmente de acuerdo.