Seldon Matrix

Blog de opinión sobre política, religión, fútbol, y otras cosas

off
marzo 12, 2011 México, política

Reflexiones sobre «Presunto Culpable»

La reflexión escrita a continuación no es una reseña ni una opinión sobre la pelicula «Presunto Culpable», sino una serie de reflexiones provocadas a este blogger por haber visto dicho filme.

Atención: Esta reflexión puede contener «spoilers», o adelantos de la pelicula «Presunto Culpable». Si no la has visto, ve al cine, paga un boleto, y vela! Además, visita presuntoculpable.org

«¿Por qué no hacen bien las leyes?», llora una mujer cuando escucha la sentencia condenatoria del personaje central del documental ya famoso, «Presunto Culpable».
Es la pregunta correcta. Al final del día, todos los involucrados en la materia de la pelicula, incluyendo al juez, los policías, el testigo, el acusado, los abogados, y hasta los mismos realizadores (y, obvio, el espectador mismo), son producto de la cultura que envuelve a este país en el que vivimos; cultura que produjo y es reproducida por las leyes y el contexto social, legal y económico del país propio.
Al escuchar la pregunta, recordé un chiste: «Dicen que los Diputados no creen en el cielo, por que no se pueden imaginar una mejor vida». Los diputados, claro, son los responsables de hacer las leyes y, presuntamente, de hacerlas bien.
¿Por qué no están bien hechas las leyes de este país? Regresamos al contexto social, legal y económico. Estos tres factores estan interrelacionados por dos factores: uno, el hecho histórico de la Revolución Mexicana que produjo el balance de poder que aún es conocido como «Partido Revolucionario Institucional», y el otro, un accidente económico que es la presencia de importantes yacimientos de recursos naturales en nuestro país, principalmente, el petroleo.
Durante cientos de años, México fue un país «clientelar». Como Libya, como Arabia Saudi, como Rusia, México fue un país en dónde la única forma de hacer dinero era extrayendo los recursos naturales del subsuelo y exportandolos, y el único dueño de los recursos naturales era el gobierno, lo cual significaba que el único determinante de tu riqueza o pobreza era tu cercanía con el gobierno. El gobierno escogía quién era rico, y quién era pobre. Esta fue la realidad de México durante cientos de años. Hasta los 1980s.
Entonces, nuestro país vivió su primer crisis real. El valor de todos los productos naturales extraídos del país estaba en desplome. El petroleo no nos hizo ricos, como lo prometió López Portillo. El oro, la plata, el uranio, y los demás recursos naturales no eran suficientes para afrontar las necesidades reales del país. Lo cierto es que eramos un país de casi 90 millones de personas, pero sin la capacidad productiva para alimentar, si quiera, a más de la mitad de la población. Durante cientos de años, y más específicamente, durante los últimos 60 años el gobierno había escogido ganadores y perdedores, ricos y pobres, y hoy, ya no podía crear ni ganadores ni ricos. La historia de nuestro país se había acabado. Este país cuyas leyes estaban hechas para darle todo el poder de distribución de riqueza al Estado hoy encontraba un gobierno sin riqueza que repartir.
Y eso produjo una crisis política que comenzó con la elección de Carlos Salinas de Gortari y que culminó con la devaluación de 1994/5. En el interim ocurrieron grandes cambios a nuestro país. El primero, el desmoronamiento de esa alianza que sostenía el poder de México: el PRI. El segundo, la firma del tratado de libre comercio con Estados Uniods. Ambas eran formas de desahogar el vacío de poder que la destrucción de la fuente nacional de ingresos había producido.
El TLCAN fue una estrategia del Gobierno de México, en colaboración inverosimil entre el PAN y un ala tecnocrática del PRI, para redistribuir el poder del Estado. La idea era permitir que nuevas fuentes de riqueza entraran al país, en la figura de la inversión extranjera productiva, misma que, con el paso del tiempo, se convirtiera en auto-sustentable, pero al mismo tiempo reteniendo el poder gubernamental. Es por eso que las empresas privatizadas y sus competidoras requieren aún de concesiones para operar. Incluso las maquiladoras requieren permisos gubernamentales. A pesar de que el poder ha sido redistribuido de la clase política a la clase empresarial, estos últimos siguen enclaustrados en un contexto legal que los subordina al Estado.
De hecho, todas nuestras leyes están basadas en esta idea clientelar de que el Estado es el originario y principal proveedor de todo, incluso de nuestros derechos. Las Garantías Individuals no son Derechos Civiles. Los Derechos Civiles son lo que otros países tienen: un reconocimiento gubernamental de que los seres humanos que habitan o visitan ese país tienen derechos con los que nacen y que nadie les puede quitar; en cambio, las Garantías Individuales son dádivas del Estado: una lista de cosas que el Estado, en su magnificencia, le otorga a sus ciudadanos, nomás por buena onda. El articulo 28 Constitucional «crea» la propiedad privada, en lugar de reconocerla como un derecho natural. El articulo 6 «garantiza» el derecho a la información, pero no «reconoce» que este derecho sea nato de los ciudadanos. ¿Por qué están mal hechas las leyes? Por que parten del supuesto equivocado: que somos clientes, (y no dueños, fundadores y constituyentes), del Estado Mexicano.
La transición de un Estado que vende plazas en puestos de gobierno, que vende concesiones de extracción mineral, o barriles de petroleo en el extranjero, y que vende permisos de operación de negocios monopólicos, a un Estado que vende permisos de operación de negocios independientes y privados, ha sido lenta. De hecho, es mucho más lenta que en países como India, China, Brasil, o incluso Rusia. Esta es la razón por la cual esos países crecen a más de 5% anual, y México a menos de 5% anual.  La lentitud de esta transición se debe principalmente a la renuencia de grupos anacrónicos del poder político al cambio. Hay gente que todavía quiere que nuestro país sea uno con una fuente infinita de ingresos para el gobierno, y que el gobierno reparta todo el pastel a su antojo. Lamentablemente, Cantarell está en franca decadencia, y estamos agotando el resto de nuestras minas de oro, plata, carbón, uranio y cuanto recurso natural encontramos. Lo único que nos queda de valor es el turismo, la prestación de servicios de bajo costo al extranjero, la maquila, y las remesas extranjeras. Este país no tiene más, por que los que estuvieron antes que nosotros ya se lo acabaron.
Y es por eso que las diferentes facciones escindidas del PRI han tomado posturas distintas ante este cambio. Por un lado, están los pacíficos (o semi-pacíficos) que conformaron nuevos partidos políticos, entre ellos el PRD, que buscan a través del juego de la política, preservar cuantos privilegios tuvieron en el pasado en la realidad nueva que los nuevos buscan imponer: una realidad en donde Carlos Slim, y no Carlos Salinas, es el más poderoso. Pero hay otros menos pacíficos, escindidos de otro bastión PRIísta importante, el Ejército Mexicano, que buscan simplemente sobrevivir en los nuevos tiempos.
Agotadas las fuentes de ingreso del gobierno, este grupo busco una nueva fuente de ingresos para repartir entre sus socios, y la encontró en la droga. Es mi hipotesis que los grupos delictivos del narcotráfico, y sobre todo los Zetas, son, en el mejor de los casos, un accidente social, resultado del vacío de poder de esta transición histórica que vivimos. Lo que el Gobierno perdió en el petroleo, los narcos lo encontraron en la droga. Esta guerra contra el narco es, en realidad, una guerra entre dos Estados paralelos: uno, el formal, que está dividido esquizofrénicamente entre los agentes de cambio a un estado clientelar neoliberal y los grupos anacrónicos del PRI y sus hijitos (como el PRD); el otro, el poder informal y anarquista representado en los grupos del narcotráfico y su fuerza evidente.
Regresando a la película de «Presunto Culpable», me queda claro que el nuestro es un país en transición. La transición tiene enfrentadas a 4 clases sociales: la clase anacronista, la clase criminal, la clase popular, y la nasciente clase media.
La clase anacronista está representada por el juez, la abogada acusadora, los policías, y, en general, «los malos» de la pelicula. Son victimas de una cultura clientelar. En su mente, ellos, de alguna forma, compraron el derecho a ostentar el poder y ahora lo ejercen con el fin último de sacarle provecho, económico, político o social. Si declaran culpable al acusado es solamente por que es su inercia, o como dice la abogada acusadora, «por que es su chamba». Lo que hacen, lo hacen sin seriedad, por que la «chamba» carece de seriedad. Todo el Estado es un teatro diseñado para chingarse a todos a favor de ellos, así como ellos se tuvieron que chingar para estar en dónde están. Ellos son la inercia del país que eramos y que, aunque queremos dejar de ser, seguimos siendo.
La clase criminal no aparece en escena en la película, pero sí incide sobre ella. La vemos representada en la banda criminal que son los verdaderos asesinos y la causa de que el acusado este encarcelado a pesar de su inocencia. En la pelicula, quedan impunes por la incompetencia gubernamental, pero bien pudo haber sido la causa de su impunidad la corrupción del mismo sistema. Al final, tanto la compra de favores como la negligencia son formas de corrupción, y es esta la que permite que la clase criminal exista.
La clase popular es representada en el condenado inoncente, en su familia, en sus amigos, y en su entorno. Es el grupo de gente a la que pertenece más del 70% de nuestro país. Son los más necesitados de cambio, y los que menos capacidad, económica o intelectual, tienen para lograr el cambio.
La nasciente clase media está representada por los realizadores del film, y por el abogado defensor que contratan. Inmediatamente nos damos cuenta que están en una categoría sociocultural muy por encima del resto de las clases: son bilingües, están abiertos a ideas nuevas y extranjeras, buscan el cambio, están mejor educados, mejor preparados, y tienen criterios diferentes para juzgar la situación. Para el juez, por ejemplo, el acusado es culpable por que lo dice el expediente. Para el abogado defensor, el expediente es irrelevante y lo único que importan son las pruebas.
Esta nasciente clase media es la burguesía que a todo el país le gusta odiar. A ella pertenecen los Carlos Slim, los Emilio Azcarraga, los Lorenzo Zambrano pero también los Alejandro Martí y los González Iñarritú del país. Lo más seguro es que si tienes Internet propio en tu casa y tu propia computadora, educación superior y/o un empleo con ingresos iguales o superiores a los 7mil pesos, tu también seas de esta clase «privilegiada» que engloba a menos del 15% del país. Digo privilegiada por que ganar 7mil pesos al mes no es un gran ingreso, pero sí es mucho más de lo que gana la gran mayoría de la población Mexicana. Nosotros, los que trabajamos en empresas y no en gobierno, los que estudiamos en vez de entrar con palancas, y los que buscamos algo mejor en vez de «acomodarnos bien», somos la pequeña minoría que sí busca un mejor país. Nuestros vicios tendremos, y, definitivamente, lo que propone este movimiento capitalista neoliberal está lejos de ser ideal, pero es diferente a lo que existe actualmente, y es lo que mantiene al país a flote ante el fracaso del viejo PRI en los 1980s.
Pero, ¿podemos cambiar?
En Egipto, en Túnez, en Libya, vimos, en estos primeros dos meses del año, movimientos sociales que derrocaron (o derrocarán) al viejo poder político en Estados clientelares. Aún no sabemos si serán exitosos en su transición a sociedades modernas, pero al menos sabemos que su gente ya no aguantó lo que tenían y buscó algo nuevo con la fuerza de movimientos sociales.
¿Podemos reproducir eso en México?
En los negocios, la decisión sobre si invertir o no en una empresa o un proyecto depende del comparativo entre lo que se va a ganar y el riesgo. Generalmente, representamos al riesgo con una tasa de interés, y si la ganancia esperada del proyecto sobrepasa el valor presente comparativo de la inversión + el costo de oportunidad (ganancia potencial de inversiones sin riesgo) + la tasa de interés que satisface mi riesgo, entonces se invierte. Si la ganancia esperada no sobrepasa ese valor, no se invierte. Lo que esto significa es que existe un principio fundamental y universal: si el costo y riesgo de una acción es superior a la ganancia percibida de esta acción, la acción no se toma.
Lo mismo podemos decir de las revoluciones y los movimientos sociales. Después de todo, derrocar al sistema político trae consigo incertidumbre, cierre de empresas, probable destrucción de infraestructura, desempleo, y otras consecuencias. El riesgo de lo que podemos perder debe ser muy inferior a lo que podemos ganar si derrocamos al sistema para que la gente se anime a levantarse en contra del mismo. Si no lo es, la gente quedará inmovil.
México tiene dos problemas, y esos problemas son los que previenen los movimientos sociales de gran escala. El primero, es que tenemos una población increiblemente ignorante de las ganancias potenciales de un cambio radical. Por un lado, desconocen el costo de oportunidad de vivir como vivimos. Por ejemplo, ¿cuanta gente, antes de ver «Presunto Culpable», sabía la porquería que es nuestro sistema judicial? La gente desconoce todo lo que perdemos viviendo como vivimos. Y peor aún, hay muchos que perciben, erroneamente, que el sistema actual le da ganancias: como los acarreados que reciben su despensa electoral, o los que viven de la nómina y las plazas de gobierno, o los «capitalistas» de gobierno que son ricos por que le compraron el monopolio al Estado. Todos ellos creen que están bien, pero no saben qué tan mejor estaríamos en un país distinto. O tal vez saben que, en general, el país estaría mejor, pero quién sabe cómo les iría a ellos…
El segundo problema es que tenemos una gravísima aversión al riesgo. No ayuda en nada que haya tan poca gente que sí quiera cambiar. Si nadie se anima, ¿yo por qué? Le tenemos tanto miedo al cambio que no nos aventamos. Es por eso que dejamos de ganar.
México no va a cambiar mientras los mismos Mexicanos no quieran cambiar, no sepan cambiar, y no se pongan de acuerdo hacia dónde quieran cambiar.
Mientras tanto, seguiremos viviendo en un país dónde todos somos no solo «Presuntos», sino verdaderos Culpables. Culpables de, en el peor de los casos, perpetrar y causar la corrupción y porquería que envuelve a nuestro país, y, en el mejor de los casos, de no hacer lo suficiente por limpiar a México. La clase criminal seguirá impune, la clase anacrónista seguirá beneficiandose de la corrupción, la clase popular seguirá subyugada a un destino fuera de su control, y la nasciente clase media tendrá dos opciones: emigrar, o hacer como si no pasará nada. La tercera opción, el cambio, verdadero, seguirá inasequible. Esta es la realidad de nuestro México.