Seldon Matrix

Blog de opinión sobre política, religión, fútbol, y otras cosas

agosto 26, 2011 Uncategorized

8-25

Al Presidente Calderón le dió miedo ayer catalogar el ataque narco-terrorista contra el «Casino Royale» de Monterrey como tal, y en su lugar simplemente «tuiteo» (¿eso deberían hacer los Presidentes?) que era un «aberrante acto de terror y de barabarie». Sí, los actos fueron aberrantes, y fueron de barbarie, pero no solo fueron de terror, también fueron terroristas.

En el atentado del 7/7 en Londres murieron 52 personas. En el atentado del 3-11 en Madrid murieron 191 personas. En los atentados del 9-11 en Nueva York, murieron 2,753 personas. Las víctimas del atentado del 8-25 en Monterrey se calculan en «arriba de 60», pero esta se suman a los casi 35,000 (incluyendo 12 alcaldes y 1 candidato a Gobernador) que han muerto en la lucha contra el Narcotráfico, que ha sido la política central del Sexenio Calderonista. Tal vez por eso al Presidente le dió miedo catalogar el atentado de ayer como «terrorista», por sus claras implicaciones políticas.

La definición comunmente aceptada de la palabra «terrorismo» es la siguiente: «un acto de violencia perpetrado contra civiles no-combatientes por motivos religiosos, políticos, o ideológicos». El atentado al «Casino Royale» cumple con todos los requisitos. Fue un acto barbárico de violencia. Fue perpetrado contra más de 300 civiles que se encontraban en el lugar, causando más de 60 víctimas mortales. Y la motivación del atentado, que no quede dudas, fue política. Si lo que querían era molestar al dueño del casino, o perjudicar al negocio, eso se podía hacer de noche, cuando no hubiera clientes. En cambio, se hizo a plena luz del día, para exacerbar el miedo de la población, y exhibir la incompetencia del Gobierno, que además de no ser capaz de prevenir, hoy no tiene más que ofrecer que palabras. Los hechos, al día de hoy, siguen impunes, y ni siquiera se conoce el cártel al que pertenecía el comando que perpetró el atentado. La motivación política de exhibir la incompetencia del gobierno fue exitosa.

Pero si al Presidente Calderón le dió miedo decir que el atentado de ayer fue «terrorista», no le dió miedo salir hoy a declarar 3 días de luto nacional. ¿Eso qué significa? ¿Alguien me lo puede explicar? Más importante aún, ¿alguien me puede decir de qué forma ayuda este «luto nacional» a las víctimas o a sus familiares? ¿de que forma le regresa la tranquilidad a Monterrey, a Nuevo León, o a nuestro país? Miedo no le dió, pero vergüenza le debería de dar…

Los Casinos

Si hay alguien que puede ver a todos los políticos que ayer se lavaron las manos del ataque con mirada de «se los dije», es el alcalde de San Pedro (municipio vecino de Monterrey), Mauricio Fernandez. Él, desde el inicio de su administración, ha emprendido una guerra contra los Casinos en su municipio, y contra los jueces que les otorgan amparos que les permiten operar.

Pero antes de tratar ese tema, hagamos algo de historia…

En México siempre han habido casinos y centros de apuesta. Sin embargo, estos generalmente han estado acompañados de otro tipo de servicios, como restaurant, bar, y entretenimiento. Incluso, algunos de los edificios más antiguos y bellos de las ciudades Mexicanas llevan el nombre «Casino», significando simplemente «centro de reuniones», sin que ningún tipo de apuesta se lleve a cabo en ella. Es por eso que, aunque la ludopatía es un mal real y epidémico en Monterrey y en México, no todos los que asisten a los Casinos lo hacen para apostar. Muchos van solo por la comida, el entretenimiento, o para acompañar a sus amigos. Es por eso que la mayoría de las víctimas del atentado terrorista de ayer son mujeres de entre 30 y 50 años. Solo iban a comer con sus amigas, o a acompañarlas, mientras el esposo estaba trabajando y los hijos estaban en clases. Las víctimas son inocentes. Da asco escuchar de algunas personas que quienes murieron «se lo merecían por andar fomentando el vicio de la apuesta». Esta es la actitud equivocada, completamente. Los únicos que merecen castigo son los responsables del ataque. Las víctimas eran inocentes.

El principal operador de apuestas en el país es el grupo Caliente, de Carlos Hank (hijo del otrora líder del grupo Atlacomulco, de fuerte influencia en el PRI y en el país). La historia de los centros de apuestas en México es muy antigua. Sin embargo, fue en el Sexenio de Vicente Fox cuando se exploró la posibilidad de incrementar drásticamente el número de casinos, con el fin de atraer el turismo. El Secretario de Gobernación Foxista, Santiago Creel, es, probablemente, el responsable de la mayoría de los permisos federales para operar casinos que siguen vigentes hoy en día. No hay que olvidar que Santiago Creel fue pre-candidato del PAN a la presidencia en el 2006 (perdiendo contra Calderón, la nominación de su partido, a pesar de contar con el apoyo de Los Pinos), y que hoy vuelve a ser pre-candidato para el 2012, y que hace apenas una semana se le veían posibilidades reales. El atentado de ayer y sus nexos a los casinos deberían ser un eliminador automático para Santiago Creel, origen de esta plaga nacional.

Por que si bien es cierto que los Casinos generan dinero fácil para los Gobiernos y atraen al turismo, también son fuertes atractores del crímen. Es por esta razón que están prohíbidos en tantos lugares del mundo! Que mucha gente se divierta apostando, no tiene nada de malo. Que se multipliquen los alcoholizados, los endrogados, y las operaciones de las mafias por la presencia de Casinos, eso sí tiene mucho de malo. Lo peor es que todos esos vicios de los Casinos fomentan la corrupción, razón por la cual muchos políticos locales se ven directamente beneficiados de su existencia, y razón por la cual se oponen a cerrarlos.

Aquí podemos regresar a Mauricio Fernandez. El PAN, por lo general, siempre ha tenido (al menos a nivel local), un discurso anti-casinos que contrasta con la política Federal, del mismo partido, de autorizarlos a diestra y siniestra desde la SEGOB. Sin embargo, son muy, muy pocos los alcaldes que acompañan con acciones sus palabras en contra de los casinos. Fernando Larrazabal, el alcalde PANista del municipio de Monterrey, es de esos perros que ladran pero no muerden, y la evidencia es la gran cantidad de casinos que operan impunemente en la zona metropolitana. Contrario a él, otro alcalde PANista, pero del municipio de San Pedro, Mauricio Fernandez, quien probablemente podria ser sometido a juicio político por «violentar las garantías individuales», al cerrar casinos de todo tipo, incluso los que cuentan con amparos.

Extremadamente sospechoso para Mauricio Fernandez ha sido el hecho de que algunos Casinos consiguen amparos en menos de 6 horas de su clausura, y con eso pueden abrir de nuevo sus puertas. El alcalde ya ha denunciado al Tribunal de lo Contencioso Administrativo y a sus magistrados de «beneficiarse de los Casinos», y esto ya ha provocado investigaciones, que aún no resultan en castigos. Los acontecimientos de ayer podrían darle la razón al Alcalde de San Pedro, y, ojalá, motive a otros municipes a seguir su ejemplo.

Por qué sí, no tiene nada de malo divertirse con apuestas. Pero es innegable que los casinos atraen crimen. Es urgente cerrarlos, y reducir su número, para evitar que ataques como los de ayer se repitan.

Palabras y Acciones

Antes de que el Presidente declarara sus 3 días de luto nacional, el alcalde de Monterrey ya le había echado la culpa a los Tribunales y Magistrados que otorgan amparos, y los Tribunales ya le habían echado la culpa a Protección Civil Municipal y del Estado, y el Gobernador Medina ya le había echado la culpa únicamente a Protección Civil Municipal (aunque la ley dice que la responsabilidad era 100% de Protección Civil Estatal). Nadie había mencionado que SEGOB es quien da los permisos de los Casinos, y por eso Calderón no le hecho la culpa a nadie, pero tampoco aceptó su responsabilidad, como jefe directo del titular de SEGOB.

Lo cierto es que todos tienen algo de culpa, y ninguno hizo nada para prevenirlo. Pero, ya después de los hechos, ¿qué pueden hacer para reparar los daños?

Encontrar a los culpables y traerlos a la justicia es la prioridad. Este crimen no debe de quedar impune, como muchos otros que sí han quedado impunes. Pero más de 60 familias piden justicia, y es necesario dársela. Si el Gobierno vuelve a mostrar incompetencia una vez más y vuelve a tolerar la impunidad, se confirmará que Monterrey ha caído, y seguido de esta ciudad, caerá el resto del país. A Calderón le gusta hablar de la «fortaleza de las instituciones». Esta es su prueba de fuego. No es la primera, sin duda. Pero es la que menos debe reprobar. Y que quede claro. Eso no solo es responsabilidad del Presidente. De hecho, es más bien una prioridad

Pero hay algo más inmediato y tangible que el Presidente puede hacer HOY MISMO: instruirle a SEGOB el retiro de todos los permisos de operación de TODOS los Casinos en Monterrey. Será una medida impopular y con severas implicaciones políticas, pero será una acción decisiva y con un gran impacto en la ciudadanía, y que además, reducirá drásticamente el riesgo de repetir ataques similares en la zona metropolitana de Monterrey.

Sí hay cosas que se pueden hacer. No hace falta un milagro. Solo voluntad política.

El Ejemplo

El 19 de Marzo de 2010, hace más de un año, una balacera entre el ejército y delincuentes, en la puerta del ITESM, resultó en la muerte de dos alumnos de esa institución. No fue el primer acto de violencia en la ciudad, ni fue el más sangriento hasta esa fecha. Pero sí fue el que, por primera vez, creó la conciencia en la ciudadanía de la gravedad de la situación, y provocó un fuertísimo cambio cultural en la ciudad, e incluso en la misma institución académica. Con esos dos alumnos, murió la inocencia de los regiomontanos.

Ese ataque fue el despertar de la ciudadanía. Pero, ¿nunca les ha pasado que no duermen bien en la noche, tal vez por que tienen pesadillas o hizo mucho calor, y a la hora de despertar, abren los ojos, pero no se paran de la cama, intentando seguir dormidos? Eso es lo que la Ciudad de Monterrey ha hecho desde el 19 de Marzo del 2010 hasta hoy. Pero si en aquel entonces nos despertamos, los ataques narco-terroristas del 8-25 deben ser el momento de levantarnos. Hay que hacer algo, TODOS, para acabar con la violencia.

Aun recuerdo a Rafael Rangel Sostmann, repitiendo lo que las autoridades Estatales, encabezadas por el incompetente Rodrigo Medina, que los muertos no eran estudiantes, solo para desdecirse un día después y reconocer que las víctimas si eran miembros de la familia Tec que él encabezaba.

El único crimen de Rafael fue creerle a las autoridades. Él no mintió cuando dijo la mentira, pues solo repitió lo que otros le dijeron. Él no causó las balas, ni los crimenes, ni su persecución, y considerando que los alumnos estaban dentro del campus, tampoco expuso a sus estudiantes. Si había un líder inocente en los hechos del 19 de Marzo, era, sin duda Rafael Rangel Sostmann. ¿Líderes Culpables?, Tal vez el Gobernador Rodrigo Medina, quién sí mintió, o su Procurador que también lo hizo, o el Presidente Calderón, jefe de las fuerzas armadas, o el comandante del ejército que no pudo contener a los delincuentes en un lugar que no expusiera a inocentes. Y sin embargo, ninguno de ellos renunció. Ninguno de ellos dió la cara. Quién sí dió la cara y sí renunció fue Rafael Rangel Sostmann.

Rangel Sostmann, hace más de un año, ya nos puso el ejemplo. Podemos perder seres queridos, incluso la vida, pero no podemos perder nuestros valores y nuestra dignidad. En cambio, nuestros políticos, que carecen de valores y dignidad, lo único que tienen miedo a perder es el poder. No les da miedo perder ciudadanos ni soldados.

Martí lo dijo de la forma más elocuente posible, por lo que solo repetiré su frase. «Si no pueden, que renuncien». Rangel Sostmann, que era inocente, hundido en la vergüenza de no poder defender a dos miembros de la familia Tec, renunció. Rodrigo Medina, Fernando Larrazabal, y Felipe Calderón, quienes tienen la obligación de defender a todos los regiomontanos, todos los Neoloneses, y todos los Mexicanos, se burlan de nosotros cada segundo que siguen en sus puestos, dando palabras sin resultados.

El 8-25 es la fecha en que Monterrey, y todo México, debe levantarse. Debemos exigirle a los delincuentes, a los soldados, a los marinos, y a los policías por igual: NO A LA VIOLENCIA. Debemos exigirle a los jueces y a los procuradores: NO A LA IMPUNIDAD. Debemos exigirle a los gobernadores, alcaldes y al Presidente, y a todos los legisladores: NO A LA INCOMPETENCIA. Y por último, debemos exigirles, «si no pueden, que renuncien».

Todos los políticos en funciones arriba mencionados cobran su salario del erario público. El erario público se nutre de los impuestos que pagamos todos los ciudadanos, y solo por eso, todos los políticos, legisladores, jueces, procuradores, policías, soldados y marinos, son nuestros empleados. Si no renuncian, debemos tener el derecho a correrlos, especialmente cuando se glorifican en su incompetencia. ¿Qué estamos esperando?

1 to “8-25”

  1. Rectificador says...

    Podemos dar los pasos obligados, los pasos publicitaros que el momento exige: cerrar casinos, «perseguir a los que hicieron esto», ponernos un moño negro 3 días…
    pero ayer ví las caras indiferentes de la gente y sus rondas insípidas en las redes sociales.(Chistes de Ninel, alegría por ser viernes, chismes de café)….

    Hari, con gran tristeza te digo que este pueblo no tiene valor para dar el paso necesario: Despertar.

    Los terroristas ayer mataron a casi 60, pero cometieron un crimen igual de horrible los que sedaron a todo un pueblo… y lo hicieron infinitamente tolerante.

    Ojalá este equivocado. Saludos insomnes