Seldon Matrix

Blog de opinión sobre política, religión, fútbol, y otras cosas

julio 3, 2012 AMLO, elecciones, IFE, México, política, PRD, PRI

Propuestas de Cambios al Sistema Electoral

No me queda duda que, si la elección Presidencial de 2012 en México no fue un fraude, al menos sí fue una gran farsa. Con casos como la compra de votos a cambio de tarjetas de Soriana, despensas, o efectivo, y el apoyo de Televisa al candidato ganador, la naturaleza corrupta de estas elecciones ha quedado en evidencia. Yo voté por AMLO, pero me parece dificil que sus denuncias prosperen, por lo que tendremos 6 años de gobierno PRIísta, con el títere Peña Nieto a la cabeza. Independientemente de la falta de calidad o capacidad del Presidente Electo, preocupa (de nuevo) que el Presidente haya sido electo con casi 55% de los electores votando por otra opción. También me parece ridiculo que un candidato como Gabriel Quadri, que obtuvo menos votos que los nulos, vaya a conservar su registro.

Solo un comentario: entre muchos de los perdedores circula una versión de “fraude” que no comparto, pues involucra una falla en el PREP y en el método de conteo del IFE. En mi opinión, este no solo es inquebrantable, sino además fue innecesario corromperlo. México tiene en su ADN tanta corrupción, herencia de 70 años del PRI y de la pobreza que fue su consecuencia, que un conteo limpio de una elección sucia bastaron para imponer a un Presidente. El conteo no es el problema, pero, sin duda, la elección tuvo muchos otros.

El comentario anterior lo hago por que, si de verdad queremos arreglar el problema de fondo, debemos enfocarnos tanto en lo que es el verdadero problema, como en cosas que se puedan resolver. Si el conteo del IFE no es el problema, dejémoslo en paz. Si la intromisión de las televisoras es imposible de regular, entonces neutralicemos su efecto en vez de perseguir leyes con buenas intenciones pero sin dientes. En otras palabras, reconozco que la elección del 2012 fue ridicula, una farsa, y fraudulenta, pero no acepto que parte del fraude sea el IFE o su conteo. Más bien, es la corrupción que ya conocemos con el involucramiento de Televisa, la compra de votos del PRI y la coacción de votos del PVEM, la intimidación de los pobres, etc… Esos son los problemas que debemos resolver, y aquí tengo algunas propuestas.

Influencia Excesiva

El primer problema, que es el de la influencia excesiva de la TV, es el más fácil de resolver. Pero la solución puede resultar contra-intuitiva.

Muchos buscarán prohibir que las televisoras tengan injerencia en la elección, pero una ley que prohiba a un tipo de empresa de hacer algo solo producirá que los socios den de alta una nueva empresa de un giro diferente y que no tenga esa prohibición. Sería la misma gente y el mismo dinero haciendo lo mismo, pero sin la prohibición. ¿Y si hacemos una ley que prohiba a los socios a crear esas empresas? Entonces lo harían a través de un prestanombres, como sucede con los SuperPACs en Estados Unidos. La clave de resolver este problema no es la prohibición.

La clave es la desaturación. Si la influencia de un ente es excesiva, lo único que hay que hacer es invitar a que más entes influyan para diluir el efecto de la influencia de ese ente poderoso. La Reforma Electoral de 2007 tuvo el efecto que aquí predije hace 5 años: al restringir la libertad de expresión, solo la expresión de una élite (en este caso, de Televisa), tuvo resonancia. Simplemente permitamos que más personas, más grupos y más empresas puedan transmitir sus propios mensajes y tener su propia influencia, y con eso la influencia individual de cada uno se diluirá.

Pero, ¿no producirá eso campañas negativas, como la de “López Obrador es un Peligro para México”? Ahí sí se puede restringir el tipo de mensajes. Por ejemplo, podemos prohibir que los mensajes sean a favor o en contra de un candidato. Que mejor sean a favor o en contra de una postura, y que cada candidato se vea obligado a resolver su postura ante su electorado. Por ejemplo, en lugar de decir “Enrique Peña Nieto es un Peligro Para México”, el anuncio podría decir “Pactar con el Narco es un Peligro para México”. En lugar de decir “López Obrador es un Peligro para México”, el anuncio diría “La deuda excesiva es un peligro para México”. En lugar de decir “Josefina Vázquez Mota es un peligro para México”, el anuncio diría “Excluir a los pobres es un peligro para México”. Esto sería similar a la campaña que se intentó hacer con “los niños incómodos”, que al final fue censurada por el IFE, conforme al COFIPE aprobado en 2007.

Adicionalmente, podemos diluir aún más la influencia permitiendo candidatos independientes, que traigan un discurso fresco y distinto al de los partidos entronados.

Conclusión: Mayor libertad de expresión y libertad política para diluir la influencia individual de los agentes poderosos, para no sea un solo agente poderoso, como Televisa, el que domine el discurso e imponga un candidato. Esta es la solución.

Los Triunfos Minoritarios

Enrique Peña Nieto, al igual que su antecesor, Felipe Calderón, fue electo con el 36% de los votos emitidos. Sin embargo, solo votó el 63% de los electores, lo cual significa que solo el 23% de los que podían votar, salieron a votar por el candidato ganador. Es decir, 3 de cada 4 votantes Mexicanos, o no votaron (ya sea en protesta o por ignorancia), o votaron por un candidato diferente al que fue declarado ganador.

¿Cómo puede un Presidente ser legítimo? No puede. Por eso, este es un problema al que urge solución.

Y da la casualidad que la solución a este problema también puede resolver otro: que México es un país con un periodo de transición excesivamente largo. Podemos recortar el periodo de transición y resolver el problema de los triunfos minoritarios, si tan solo hacemos un pequeño cambio a la ley.

Hay que permitir la Segunda Vuelta Electoral.

En caso de que el candidato ganador no obtenga al menos 50% de los votos, y/o en caso de que la participación ciudadana sea inferior al 60%, automáticamente habría una segunda vuelta electoral entre los 2 primeros lugares. La elección mayor podría seguir como ahora, en Julio, y la segunda vuelta en Septiembre u Octubre, para una transición Decembrina. ¿Por qué no?

La Manipulación Electoral

La pobreza extrema y la carencia de infraestructura hace imposible que se pueda erradicar la compra y la coacción de votos. Es tan complicado que ocurre hasta en las democracias más avanzadas como Estados Unidos o Francia. Si no podemos arreglar la manipulación, entonces necesitamos un sistema a prueba de manipulación: necesitamos una elección basada en ranking.

¿Cómo funciona eso? En vez de votar por un candidato, votamos por todos los candidatos que nos caigan bien, y los “rankeamos” según nuestra preferencia. Por ejemplo, en esta elección hubo 4 candidatos: EPN, AMLO, JVM y GQT. Los puedo rankear del 1 al 4 donde 1 es el que más quiero, y el 4 el que menos quiero. Al lugar 1, le dan una cantidad de puntos equivalente a la cantidad de competidores (en este caso, 4 puntos). Al lugar 2, le dan un punto menos (en este caso 3 puntos), y así sucesivamente hasta que al último lugar le den solo 1 punto. ¿Y que pasa si, por ejemplo, no me cae bien uno de los candidatos? (Por ejemplo, qué pasa si realmente quiero que EPN pierda?) Pues, simplemente solo pongo los 3 que más me gustan, a EPN no le doy un lugar, y se queda sin puntos. Entonces, mi voto habría sido así: 1. AMLO (4 puntos), 2 JVM (3 puntos), 0 GQT (0 puntos), 0 EPN (0 puntos).

Todos los ciudadanos entonces harían un ranking de sus candidatos favoritos, y al final todos los puntos se sumarían. Los primeros lugares serían, entonces, quienes tengan más puntos, no quienes tengan más votos.

Así, cuando alguien coaccione el voto a favor de un candidato, el elector puede ir a votar por él, pero también por todos los demás de su preferencia, diluyendo el efecto de la turbiedad electoral. Y como también habría segunda vuelta, este sistema descalificaría a los candidatos menos populares.

El Congreso y los Plurinominales

El Congreso y los Plurinominales, hoy en día, representan más a sus partidos que a sus electores. Esto también puede ser arreglado con el sistema de ranking descrito anteriormente.

1. Los diputados deben representar al pueblo, y específicamente, a los ciudadanos de su distrito, y no a su partido.

2. Los Senadores deben representar a su Estado, no al pueblo en general, pero tampoco a su partido.

Por lo anterior, la presencia de los plurinominales es inaudita. Los plurinominales fueron creados, en teoría, para representar puntos de vista sub-representados en las Cámaras Legislativas, cuando la Dictadura Perfecta del PRI no permitía otros puntos de vista. Esos tiempos ya pasaron y ahora los plurinominales sirven para que los partidos puedan imponer sus intereses sobre los de la patria, ya que los pluris son nominados por la dirigencia del partido, y la elección popular no tiene influencia en quién queda representado, y quién no.

Por eso, yo propongo lo siguiente:

1. Para la Cámara de Diputados, en lugar de tener 200 pluris, que solo haya 50. En vez de que los pluris sean electos por la dirigencia de los partidos, por representación proporcional asignada a los partidos, que mejor los candidatos a diputados que hayan quedado en segundo lugar en su distrito, pero que cuenten con más puntos (del ranking de su distrito) comparado con otros segundos lugares, queden. Por ejemplo, si en el distrito 10 ganó Fernando Larrazabal, pero Aldo Fasci quedó en segundo lugar con 18mil puntos, entonces Aldo Fasci compararía sus 18 mil puntos contra los puntos obtenidos por todos los candidatos que quedaron 2do en todos los distritos electorales del país, y los 50 de ellos con más puntos llegarían a la Cámara de Diputados como “plurinominales”. Así, los “pluris” serán los representantes de la oposición más popular (2da popularidad), y no de los partidos, y tendrían una obligación con su distrito, pues al final del día, también fueron electos. Para la elección de Diputados no habría segunda vuelta.

2. Para la Cámara de Senadores, solo habria 2 Senadores Completos por Estado. El DF, al no ser un Estado, no tendría un Senador con poderes completos. Más bien, sus 2 Senadores serían considerados pluris. En el Senado, los pluris podrían votar en Comisiones, pero no en el pleno. Serían 2 Senadores pluris por el DF, y el Presidente podría nominar 1 Senador pluri por comisión, y la cámara de diputados podrá nominar otro senador pluri por comisión (digo “nominar” por que los Senadores completos tendrían que aceptarlos al Senado, por lo que el puesto sería negociable entre los poderes). La idea es que los Senadores “pluris” sean más bien expertos en la materia o representantes populares, que políticos, y que contribuyan a mejorar las leyes en las Comisiones, y no a bloquearlas en el pleno. Finlamente, en caso de empate en el Pleno (donde siempre habría un número par de Senadores), entonces los pluris tendrían un voto especial sobre el tema controversial, y su voto especial sería tomado como un voto normal que rompa el desempate.

Conclusiones

Son solo 5 las medidas que sugiero para mejorar nuestra democracia, y con ello blindaríamos al país de la farsa y el fraude que se vivieron este 1 de Julio de 2012. Con suerte, esto impediría el triunfo de otro como Peña Nieto:

1. Diluir la influencia de entes poderosos, haciendo participes a más entes, expandiendo la libertad de expresión.

2. Diluir la influencia de los mismos de siempre, permitiendo candidatos independientes y ciudadanos.

3. Segunda Vuelta Electoral para evitar triunfos de candidatos con votos minoritarios.

4. Sistema Voto vía Ranking Electoral para prevenir la manipulación electoral.

5. Reforma a los plurinominales aprovechando el sistema de ranking en la Cámara de Diputados, y privilegiando el expertise sobre la política en el Senado.

Lo anterior no va a resolver la elección de 2012, pero sí prevendría que otra como esta se vuelva a dar. Sé que esta carta a Santo Clos, por perjudicar a los políticos, nunca se llevará a cabo, pero aquí lo manifiesto para que no se diga que nadie lo propuso.

2 to “Propuestas de Cambios al Sistema Electoral”

  1. Zolrak says...

    Muy interesantes tus propuestas, concuerdo en que hay que hacer modificaciones a la ley para evitar toda entrada de artimañas por parte de partidos políticos que buscan intereses propios, y que los intereses del pueblo de verdad se vean representados por los candidatos ganadores. Hacer que la voz de un sólo mexicano también sea escuchada, pues.

    Pero yo creo que aún no estamos listos para estos cambios. Yo creo que todo comienza en la cultura y la educación del mexicano, ya que sólo la minoría vela por los intereses de los demás; recuerda que los políticos vienen de familias mexicanas, y éstas son el resultado de un complejo potaje de cultura y sociedad. Si tenemos políticos corruptos y tranzas es porque salieron de una sociedad así. No le puedes pedir chocolates a una fábrica de mazapanes.

    Ahora bien, referente a tus 5 propuestas, siempre habrá un pero que se interponga entre lo que buscamos, lo que queremos y lo que nos dan. Propones más libertades de expresión, más afluencia en opiniones políticas para evitar crecer a una sóla figura, correcto me parece bien, pero igualmente los grandes poderes pueden manipular estas opiniones, la televisión y los periódicos bien son blanco fácil de compra de opiniones, y la gente los tomará en cuenta, por más nuevos o independientes que sean, siempre el pez más grande se va a comer al más pequeño. Recordemos lo que pasó con canal 40 y el Chiquihuitazo de TV Azteca. Es lo mismo con los candidatos independientes y ciudadanos, son manipulados por los poderes ya establecidos.

    Lo de la Segunda vuelta es una propuesta interesante, pero enfrenta algunos problemas. Para empezar, la gente es floja, dudo que el 63% de mexicanos que votaron una vez quieran volver a votar por el mismo, por lo que tendríamos una mínima participación ciudadana. Además, no se arreglaría el problema del triunfo por minoría, suponiendo que el 80% de la población votó, pero de ese 80% cada candidato (suponiendo que son 3) lograra un aprox. del 30% de los votos, para la segunda vuelta tendríamos otra vez a los mismos candidatos, y muy posiblemente los mismos resultados (con ligera ventaja para el ganador). Aun y si sólo quedaran los dos candidatos con la mayoría de los votos, ¿por quién votaría el resto del 80% de la población que no votó por ellos? La mayoría se abstendría de votar pues su candidato ya no es elegible, algunos cuantos cambiarán su voto, y aun así los votos no serían representativos pues votarían menos.

    El sistema de Ranking es algo muy interesante y lo he pensado pero veo muy difícil que se implemente, puesto que sería un gasto extra de esfuerzo para el conteo de puntos, la gente que no sabe cómo funciona se sentirá confundida (muchos no saben ni cómo marcar la boleta en los comicios electorales), y también está abierto a manipulación. Los plurinominales es algo en lo que concuerdo totalmente contigo.

    Sin duda nos falta todavía mucho para alcanzar esa “democracia” soñada por los revolucionarios.

    Cambiando de tema, tengo una duda, ¿Por qué Google y mi antivirus me dicen que tu blog es un sitio peligroso? O bien fuiste víctima de un ataque cibernético o tus opiniones son demasiado peligrosas.

    Un saludo.

  2. Jorge says...

    Muy bueno tu blog, me gustaron también tus propuestas. Sobre todo la del Ranking que es algo que no conocía.

    Y lo de que google te tiene registrado como sitio peligroso, revisa que no tengas algún script raro en tu sitio.

Leave a comment