Seldon Matrix

Blog de opinión sobre política, religión, fútbol, y otras cosas

enero 25, 2007 cultura, Monterrey, Seldon message, viajes

¡Ya llegue!…

Ya ando de vuelta en Phoenix, AZ, preparado para un nuevo trimestre de retos academicos, rumbo al objetivo de lograr esta tan ansiada maestria.

A pesar del dolor de mi corazón de dejar todo lo que más quiero en la ciudad más hermosa del mundo, Monterrey, lo cierto es que los viajes ilustran, y ningun viaje ilustra más que el de regreso a casa.

Aprendí que en realidad no estoy enamorado de Monterrey, sino del concepto que es “Monterrey”. De la ciudad, odio los baches, odio la gente prepotente que cree que por vivir en “la del valle” ya es dueña del mundo, odio a los chilangos que huyeron de su ciudad por que no les ofrecia lo que querían y en Monterrey no hacen más que quejarse de que mi ciudad no es como su ciudad, tan grandiosa que hasta huyeron de ella… Odio los policias que piden mordidas, y odio a los medios locales que creen que “Diego Santoy” es noticia, y a los televidentes que confunden “noticia” con telenovelas. Odio al Kikín Fonseca por que vino a vender boletos y no a meter goles, y odio a la directiva de Tigres por que corrieron al “Tuca” disque por defensivo, y se fueron a traer a Mario Carrillo, el técnico más defensivo del futbol Mexicano. Odio a Miguel Herrera por que habla de trabajar, pero nomás habla, y odio a Leonardo Gracián por que su trabajo es hablar. Odio el Gobierno del Estado por que gasta y gasta y odio a la oposición por que crítica siendo complice, a pesar de ser mayoría en el Congreso, y odio a los electores por que creen que su responsabilidad termina en las urnas, cuando en realidad es ahí donde empieza. Odio a los consumidores que se quejan de que subio la tortilla, mientras compran cigarros al doble del precio y llenan los estadios de Futbol donde venden papitas de $30 pesos y cervezas de $25. Odio los fraccionamientos que destruyen los cerros, y las calles mal diseñadas, y el tráfico excesivo, y la contaminación atmosférica, y a los disque católicos que van a misa a persignarse para salir y pecar como nunca, empezando por discriminar a los que no son como ellos (como a los, indigenas, pobres, homosexuales, gente de otra religión, etcetera). Odio al Forum Universal de las Culturas cuando no hay educación de calidad, y odio que la Macroplaza este sucia, que el laser del Faro del Comercio no funcione, que Cafe Nuevo Brasil haya subido sus precios, y que el Tecnológico de Monterrey, y las otras Universidades de la ciudad, reduzcan su nivel academico para acoplarse a la clientela que tienen.

En resumen, odio todo lo que Monterrey en realidad es.

Pero lo que amo es que cuando camino por la Macroplaza me acuerdo de los días que caminaba ahi con mi gente favorita, las hermosas discusiones en el Cafe Nuevo Brasil, San Jeronimo a las 3 de la mañana borrachos cantandole serenata a una mujer que nunca hizo caso, y Gonzalitos a toda velocidad huyendo de la mujer a la que nunca le haría yo caso… Amo el Volcán y la pasión de los Tigres, y el ya merito que es un eterno sufrir: (no hay más fé que el esperar eternamente la redención de los Tigres, y subir al cielo que es un campeonato que soñamos y que nunca nos tocará). Amo el pulso de la ciudad, las montañas alrededor, el empuje empresarial y la simulación de altanería que da la humildad de saber que aunque merecemos más, nos lo habremos de ganar con nuestro trabajo por que de nada sirve exigirselo a un gobierno corrupto.

Todo lo que deje atrás…

Pero llego aca a Phoenix y me subo al camioncito que me traerá a la escuela. Una visitante le pregunta al chofer sobre la población de la zona metropolitana y el chofer contesta orgulloso, “somos cuatro millones”, dice, y luego aún más orgulloso, “¡Y casi la mitad habla inglés!”… Yo, leyendo “El Economista”, oculte mi carcajada…

¿Y a que no saben cuanto cuesta el kilo de Tortilla aca?…

En el Wal-Mart, donde el precio es el más barato, vi un paquete de 900 gramos (0.9 kgs) en $1.25 dolares más el impuesto (como $14 pesos mexicanos por esos 900 gramos, o lo que sería lo mismo, $16 pesos el kilo). ¿Saben quién se queja? Si, ya se que me van a decir que ese que aca la gente gana más… No es excusa. Deberíamos más bien aprender. ¿Que hacen los gringos que los Mexicanos no hacemos, para que ellos ganen más que nosotros? Hasta que alguien no le exija a nuestros legisladores una respuesta que se traduzca en leyes y políticas gubernamentales, México seguirá siendo tercer mundo.

Pero, en lugar de trabajar por construir un mejor país, hoy fue el PRD a solicitar a la Secretaría de Economía que el kilo de tortilla tenga un precio de $6 pesos el kilo. Me parece muy abusivo por que yo antier en Soriana compre el kilo en $5.80. ¿Por que van a obligar a Soriana a subir su precio? ¿Y por que tiene que pagar las consecuencias el consumidor? El control de precios parece bien intensionado, pero es un sintoma del hambre de la represión.

No cabe duda, los viajes ilustran, y mucho más los viajes de regreso a casa…

3 to “¡Ya llegue!…”

  1. Ivan says...

    Para mi que eres un pendejo!! tu rancho es caca y no mas =D

  2. Juan says...

    Yo no odio nada. Pero me parece que un buen porcentaje de monterrellenos tienen exactamente las mismas ideas que escribes aqui. Me hace pensar que les han lavado la cabeza sus escuelitas wannabis y sus medios y gobiernos controlados por los Garzas, Fernandez y demás fauna “empresarial”. El objetivo es dividir y odiar a todos, confundirlos y dejarlos sin identidad, sin un fin común; desmexicanizar. Siempre joder con que su rancho maloliente es la octava maravilla del país, e idolatrar el estilo de vida gringoide. Más conozco a los “regios” y más lástima me da que no conozcan más allá de macalen y tejas… o arizona.

  3. Jorge Rodríguez says...

    Monterrey…que ciudad tan fea. Horrible clima, horrible paisaje urbano, horrible conducta de la gente que se hace llamar regia ..jajajaja.. son regiamente pendejos, se la pasan chocando, dando cerrones al manejar y son prepotentes a mas no poder Ah y le hechan la culpa de todo lo malo que es mucho a los “fuereños” como lo decia el piporro. Lo unico que vale la pena son los cerros y los están destruyendo para seguir haciendo casas.

Leave a comment