Seldon Matrix

Blog de opinión sobre política, religión, fútbol, y otras cosas

off
mayo 31, 2007 México, opinión, política

¿Asunto de pareja?

La CNDH, ahora acusada por el PRD de estar «vendidos» (aunque el PRD no los acusó de lo mismo cuando Soberanes denunció la opresión de Ulises Ruiz), ha presentado un argumento muy singular para defender la inconstitucionalidad del aborto:

Se encuentran en conflicto dos derechos fundamentales: Por un lado el de la mujer, para decidir de manera libre y responsable la interrupción del embarazo y, por otro, el derecho del varón para decidir sobre su derecho a la procreación

De acuerdo con este principio, dice Reforma en su resumen, la mujer sólo puede elegir sobre su cuerpo antes de la concepción y, posteriormente, ambos padres tienen mismo rango de decisión.

Por un lado, se puede decir que este argumento es algo misóngino. Si el hombre no ejerció su responsabilidad de prevenir el embarazo usando anti-conceptivos, ¿por qué tendrá derecho sobre la posibilidad de impedir el embarazo?

El movimiento por los derechos de los padres es uno que tiene gran fuerza en países como Inglaterra, donde el indice de padres divorciados es alto. Sin embargo, en México, el tema nisiquiera se habla en la agenda, probablemente por que tenemos problemas más urgentes. Sin embargo, ¿debe tener el padre derecho a decidir sobre el futuro del embarazo de una mujer?

¿Qué pasa con las esposas/novias que nunca dicen que estan embarazadas y abortan? ¿Es derecho de los esposos/novios saber del embarazo y proponer alternativas (especialmente cuando el esposo quiere tener un hijo)? El tema es dificil y complicado. Lo único que sí sé es que el derecho del hombre a decidir sobre su procreación tiene defensa concebible, pero el «derecho del gobierno» a decidir es indefendible. Es por eso que el aborto debe ser despenalizado.

De hecho, el argumento de la CNDH no dice que el aborto debe ser ilegal. Solo dice que la forma en como se despenalizó el aborto en el DF no es la mejor y es anti-constitucional. Estoy de acuerdo. El aborto debe ser legal, siempre y cuando sea pagado por el abortante, no por los contribuyentes (y sobre todo, no por los contribuyentes que están en contra del aborto). El aborto, también, debe ser legal, siempre y cuando el doctor que lo practique este de acuerdo con él y no se obligue a los objetores de conciencia a practicarlo. Ahora sale el tema del derecho del padre a decidir, y aunque no tengo una postura sobre el tema, debo admitir que la pregunta es digna de discutirse.

Así las cosas, mal y en ridiculo quedan los PRDistas que acusaban a Soberanes de «vendido». Antes de aliarse con el PAN, al parecer la CNDH le dice al PRD: «se quedaron cortos»…